Argentina inició, desde hace algún tiempo, un largo y complicado camino a la convergencia, con estrategias que abarcan desde fusiones de compañías, crecimiento de troncales, hasta la extensión de las redes de fibra óptica al hogar. En este proceso, la incorporación de la banda 2,5 GHz y los acuerdos de roaming nacional fueron los principales hitos.

El crecimiento de las conexiones fijas por fibra óptica va en aumento en nuestro país. Según Cabase, la Cámara Argentina de Internet, entre el 9% y el 10% de las conexiones fijas a Internet son mediante esa tecnología, que en 2015 no llegaba al 2,5% de los hogares.

El Programa de Conectividad, establecido por la Resolución ENACOM 3597/2016, tiene como objetivo propiciar la implementación de proyectos que se orienten a la prestación de servicios mayoristas y/o minoristas sobre áreas con necesidades insatisfechas desplegando redes de transporte, desarrollando nuevas redes de acceso, fortaleciendo las existentes y generando condiciones económicas favorecedoras del acceso equitativo a los servicios de telecomunicaciones.

Argentina presenta la tasa más alta de la región de penetración en los hogares: 63,8%, seguido por 61,8% en Uruguay y Chile con 61,1%.Las razones de por qué un país está más conectado que otro depende de muchos factores, no sólo el tecnológico sino también de la economía y hasta su geografía, pues países como Colombia o Brasil, con poblaciones en regiones apartadas o en medio de la selva, dificultan el poder proveer enlaces de internet de buena capacidad.

Si bien desde la parte técnica hemos avanzado y buscamos siempre estar a la vanguardia, no es un secreto que los temas económicos, la devaluación de las monedas y en general la situación de los países de América del Sur generan un reto mayor, pues tenemos que encontrar la forma de ser competitivos y de entregarle a los usuarios finales la mejor calidad, pero teniendo en cuenta las limitaciones actuales.

La fibra tiene un rol muy relevante, pues es el medio que permite alcanzar más velocidad y tener un servicio más estable. Además, tiene la ventaja de ser más segura y por consiguiente es el medio preferido para conectar centros de negocios y empresariales.

Argentina presenta, a futuro, varios desafíos. Pero principalmente la penetración de acceso a internet, móvil y fijo. Si bien hemos estado a la vanguardia de esto en América del Sur, siempre se deberá tener apoyo de las empresas privadas y del Gobierno para cerrar brechas digitales en toda la nación. 

Todo esto va en sintonía de la necesidad de incrementar la velocidad de acceso de los hogares y tener las redes nacionales, locales e internacionales disponibles y en condiciones para el 5G. Esta tecnología móvil promete acceso muy rápido a los contenidos, pero requiere infraestructura robusta y de alto desempeño.

Las conexiones internacionales juegan un rol muy importante. Argentina cuenta con cables submarinos hacía otros países cercanos y hacía Estados Unidos. Esto, junto con las conexiones terrestres y la oferta de contenidos que se pueden lograr localmente, genera que los proveedores de Internet estemos tranquilos en cuanto a disponibilidad de los servicios. Es claro que esta oferta internacional debe ser complementada con equipos (hardware) que soporte las necesidades de conexión y con un equipo humano altamente entrenado y con gran conocimiento de la industria. 

Gracias a todos estos factores, en los próximos años podremos apreciar distintos avances. En primer lugar se seguirá consolidando la banda ancha, ya que cada vez hay (y habrá) mayor necesidad de estar conectados a Internet.

El segundo aspecto es internet de las cosas, IoT: el mundo se conecta con más contenidos pero también con más dispositivos, por lo que todas las redes deben estar preparadas. La cantidad de datos que se estarán midiendo y la cantidad de información que se podrá procesar obligan a que tengamos toda la infraestructura necesaria y no sólo en conectividad sino en tema de Cloud, Ciberseguridad y Analítica, entre otros.

Y por último, la tecnología 5G para conexiones móviles se tendrá que consolidar, esto implica un gran reto para todos los involucrados pero sobre todo un gran beneficio para los usuarios finales. En este aspecto el apoyo gubernamental es fundamental.

*Director Consultoría y Diseño InterNexa Argentina