Un satélite de la NASA encontró a tres exoplanetas, es decir fuera del sistema Solar, que podrían ser el "eslabón perdido" para comprender la formación planetaria, publicó ayer la revista científica Nature Astronomy.

El Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito tiene la misión de analizar cerca de 20.000 planetas y examinar las posibilidades de que en alguno de ellos se den las condiciones necesarias para albergar vida.

Así descubrió tres nuevos "exoplanetas" (bautizados como TOI-270), de los cuales uno es rocoso y ligeramente más grande que la Tierra y los otros dos son gaseosos y miden aproximadamente el doble que nuestro planeta.

Los investigadores consideran que el nuevo descubrimiento va a permitir estudiar el "eslabón perdido" entre los planetas pequeños y rocosos como la Tierra y los más grandes y dominados por el gas, como Neptuno, y determinar -por ejemplo- si uno de estos planetas ha tenido alguna vez un océano de agua líquido y si reúne las condiciones adecuadas para la vida.