Un hombre que pescaba en el rio Salado, a la altura de la ciudad bonaerense de Junín, halló el cráneo de un oso que vivió en la zona hace 25 mil años, aparentemente llegado desde América del Norte.

Se trata del cráneo de un animal carnívoro denominado Arctotherium, un oso de gran tamaño similar al de anteojos sudamericano, que se estima arribó de América del Norte hace unos tres millones de años, cuando el istmo de Panamá conectó ambos continentes.

"Un pescador, José Pepe Perrone, encontró un cráneo de este animal con sus dos ramas mandibulares y dio aviso a los integrantes del museo para que rescataran el material", contó el director del Museo Legado de Junín, José María Marchetto.

El director estimó que "el cráneo tendría entre 15 y 25 mil años, y es el segundo que se encuentra en suelo juninense, ya que en 1996 un vecino, Walter Gerbaldo, encontró un cráneo de Arctotherium", detalló.

Son más de 200 las piezas fósiles pertenecientes a animales que habitaron suelo bonaerense hace 10 mil años, que fueron halladas en lo que va del año en la cuenca del Salado, en el distrito de Junín.

Con la bajante del río Salado, tras las inundaciones que afectaron el año pasado a esa cuenca, emergieron desde el lecho restos fósiles que fueron colectados por personal del museo gracias al aviso de paseantes y pescadores.

El director de Turismo y Cultura juninense, Luis Bortolato, comentó que "se están encontrando restos paleontológicos muy importantes que nos proyectan como ciudad, para ser un punto de referencia en esta temática".