Hasta mil personas llegan cada día al barrio de La Boca para vacunarse contra la fiebre amarilla en la Dirección de Sanidad de Fronteras, del Ministerio de Salud de la Nación, donde anunciaron hoy que abrirán nuevos centros y más horarios luego de que la OMS recomendara esta vacuna para los turistas que viajen a Brasil.

"Acá estamos atendiendo un promedio de 700 y mil personas por día y hay vacunas. Estamos agregando otros centros de vacunación en la Ciudad y vamos a extender el horario de atención”, informó hoy en conferencia de prensa frente al centro de Sanidad de Fronteras el médico infectólogo Cristian Bizcayart, responsable de Inmunización del Ministerio de Salud de la Nación.

A su vez, Bizcayart aclaró que no existe obligación de vacunarse sino que es una recomendación de salud pública que informa al viajero sobre un brote que surgió en una parte de Brasil y que no afecta al sur del país. 

"Hay que bajar la ansiedad de vacunarse en forma masiva o por las dudas, es muy importante saber que tiene efectos adversos y que cada persona necesita una consulta médica para definir si debe dársela”, dijo el infectólogo.

Unas mil personas que llegaron desde la Capital, provincia de Buenos Aires y del interior del país, esperaban desde las 6 de hoy en una fila que daba vuelta la manzana de Pedro de Mendoza y Blanes a la espera de los 700 números que otorgaba el centro de Sanidad.

A mitad de mañana, la cola continuaba y una unidad sanitaria móvil del Ministerio de Salud se estacionó en el lugar para aplicar 400 vacunas adicionales y atender prioritariamente a los adultos con niños.

"Nos vamos a Río de Janeiro hoy pero avisaron de la vacuna antes de ayer y ya no tenemos tiempo de esperar diez días para que haga efecto. Vinimos hasta acá porque otros centros tienen horarios limitados”, contó Fernanda de la localidad bonaerense de Malvinas Argentinas, que realizaba la fila desde las 7 de la mañana junto a su hija.

La dirección de Sanidad atiende de lunes a viernes de 10 a 15 y otros centros centros de salud como el Muñiz lo hacen los martes y viernes de 9 a 11, mientras el hospital Posadas, de la localidad bonaerense de El Palomar, los jueves y sábados de 8 a 12.

Además, en la página oficial del Ministerio de Salud de la Nación hay un listado de centros donde también se puede aplicar la vacuna.

Una pareja con dos niños de 7 y un año, del partido de Hurlingham, que viajan a Buzios el 26 de este mes, contaron a Télam que no habían conseguido vacunas y esperaban poder obtenerla hoy.

"Ayer vinimos a las 11 y no te daban más números, fuimos al Pirovano y al Vélez Sarsfield y tampoco conseguimos. Hoy llegamos a las 7”, dijo la madre de los niños, Daniela.

Por su parte, Natalia del partido de Almirante Brown contó que llegó hoy al centro de vacunación de La Boca porque una conocida le dijo que no había más vacunas en el Hospital Posadas.

Bizcayart recordó que la enfermedad existe en África y Sudamérica y que en la región se expande cuando hay un “patrón selvático”, una vegetación autóctona en la que se presentan los mosquitos que pueden transmitir la enfermedad, el Haemagogus, y donde habitan primates no humanos, es decir, monos. 

Las medidas preventivas básicas que recomiendan son el uso de repelente de insectos, no exponerse en los horarios de mayor actividad del mosquito, entre las 10 y las 15.

En Minas Gerais, el segundo estado más poblado de Brasil y el más afectado por la enfermedad, ya se confirmaron 15 muertes sobre 22 casos notificados, según un informe epidemiológico divulgado hoy por la secretaría regional de Salud.