"La paz más desventajosa es mejor que la guerra más justa"
Erasmo de Rotterdam

Existe una delgada línea de equilibrio entre la conducta violenta y la pacífica en el ser humano. Aunque parezca increíble seríamos menos violentos en la actualidad. Así lo demuestran las estadísticas. Por ejemplo, en el medioevo el riesgo promedio de morir en un homicidio era casi 60 veces mayor (una cada 1000 personas) que en la actualidad de los mismos países desarrollados.

La respuesta agresiva es una función adaptativa que hace a la supervivencia de los animales superiores y también del homo sapiens, es decir de nosotros.

Así, la especie humana desarrolló este proceso defensivo o cazador. Lo aplicó también para la lucha territorial y la caza; aprendió a dominarlo e interpretarlo culturalmente.

Es una función necesaria, pero que debe regularse y adaptarse a la situación. Sucede, en general, en momentos de defensa; pero también en otras situaciones patológicas; como emociones impulsivas esporádicas o en personalidades antisociales (en forma reiterada). También se incrementa anormalmente en enfermedades como la esquizofrenia, donde puede constituir una importante situación de riesgo.

La consecuencia más común del aumento de violencia es la impulsividad eventual; en ella se concentra aproximadamente el sesenta por ciento de los episodios violentos. Es una respuesta reactiva a circunstancias ambientales, como por ejemplo, una reacción violenta y desmedida ante una pelea imprevista.

Steven Pinker el reconocido psicólogo de la Universidad Harvard, especializado en este tema, plantea que la incursión de una estructura de control estatal como un Leviatán planteado por el filósofo Thomas Hobbes, sería uno de los factores controladores de la violencia. Las sociedades cazadoras recolectoras eran mucho más violentas que las sociedades actuales, pero a causa  de homicidios individuales, pues las guerras requieren de estructuras de mando. Así los nobles y reyes prefirieron a sus siervos trabajando que guerreando o matándose unos a otros, pues eran así más útiles. Dando lugar a una disminución de la violencia social a cambio de tiranías. Las democracias liberales tendrían entonces un reto en este punto; la importancia de establecer un estado de derecho con división de poderes que controle la violencia interpersonal. Quizá deba diferenciarse la violencia individual y la tribal de la estructurada por grandes estados y urbes.

Con el desarrollo cognitivo del homo sapiens se generaron capacidades inhibitorias de la acción violenta. Especialmente con el desarrollo del sector orbitario del lóbulo prefrontal, controlando al sistema límbico emocional. Parecería que la estructuración social, administrativa y comercial de las sociedades, con sus acuerdos sociale. facilitó esta inhibición y la disminución de conflictos intersubjetivos generando además una acumulación cultural con el tiempo. Pinker dice que el "comercio" con los acuerdos a largo plazo y la "imprenta" que permitió comunicarse y alfabetizarse habrían contribuido en la disminución de la violencia y las guerras. La capacidad de lectura además pudo generar componentes de empatía e identificación con el sufrimiento del otro, por ejemplo al poder ponerse en lugar de otra persona metacognitivamente. Posibilidad que probablemente continuó con el cine y actualmente con las redes sociales.

Así se pudieron inhibir las necesidades de tomar de decisiones inmediatas, generalmente emocionales, a la espera de conseguir beneficios a largo plazo, menos violentas. Ganaron entonces las decisiones de largo plazo: con mayor componente racional que emocional. Pinker plantea además que habría habido una mejoría de la violencia en la sociedad al ocupar un rol más activo la mujer al partir de incorporar mayores derechos. Estadísticamente el hombre joven es un sujeto mucho más violento. Así la contención del hombre, con los procesos de pareja, familia y la paternidad bajan la cantidad de tetosterona y la posibilidad agresiva asociada al género y a esta hormona.

La guerra es definida como la violencia planeada y organizada; diferente a la violencia individual espontánea y con pocos contrincantes. La guerra entonces no es la acumulación individual de hechos violentos en una comunidad sino que tiene su propia lógica, como dice Jurg Helbling, etnólogo de la Universidad de Lucerna. Este investigador del tema ha estudiado además otros grupos nómades pero arcaicos, donde no aparecen guerras sino solo eventos esporádicos y espasmódicos individuales.

En este sentido podríamos ser optimistas en cuanto a la violencia en el hombre; es decir que el hombre no generó las guerras sino se fueron conformando culturalmente, a partir de hacerse sedentario. Lo cual ocurre en el último cinco por ciento de su historia humana.

Los grupos nómades, en general pequeños (alrededor de 25 humanos) , podían alejarse del territorio (que en general abundaba) y presentaban una capacidad mayor de negociación. Así podían resolver cuestiones como el adulterio con duelos ceremoniales o al recibir la presión de su comunidad eran pacificados. Así se podían evitar cuestiones más graves de violencia. Esto se asocia también a que es necesaria la convivencia de pareja, para conformar la acción simbiótica que se generaba entre hombre cazador con mujer recolectora. La ruptura de esta funcionalidad afectaba fuertemente al grupo. Por lo que el grupo aparentemente trataba de presionar el comportamiento pacífico.

Puede que el ser humano sea el único ser biológico que genere guerras. Pues si bien existe enfrentamiento entre animales, en ningún caso se plantean con la planificación, la masividad y el plazo necesario para considerarlo un acto bélico. Sino simples escaramuzas espontáneas e impulsivas, que disminuyen conflictos sociales o territoriales. Pero en escala muy menor, que además podría definirse como una toma de decisión a corto plazo. Siendo la guerra una toma de decisión a largo plazo y planificada.

Parecería a simple vista que la violencia no hubiera disminuido en la actualidad, pero si se compara con otros eventos bélicos como por ejemplo la segunda guerra mundial se encontraría en el noveno lugar de causa de muertes por eventos bélicos comparados a nivel de la historia mundial. Siendo la primera causa la desencadenada por la revuelta interna en China de An Lushan en el siglo VIII; que hubiera matado, en escala actual, a 429.000.000 millones de personas, contra los 55.000.000 de personas de la segunda guerra mundial.

La proximidad y la mención reiterada de los eventos también serían un componente de relación con la evaluación subjetiva que se realiza de la violencia. El proceso de inhibición de la agresividad podría condicionarse a partir del aprendizaje,  un trabajo estadístico que muestra Pinker en su conocido libro "Los ángeles que llevamos dentro" describe cómo la prevalencia de homicidios fue bajando desde sociedades primitivas y el medioevo hasta la actualidad.

Sin embargo la posibilidad tecnológica de generar armas masivas, cada vez más poderosas, en una sociedad que ha demostrado la posibilidad de disminuir el conflicto individual alerta que los estados han ocupado roles muy activos en la generación de la guerras. Preocupan intensamente el cambio bélico generado a partir de la primera guerra mundial, cuando cambian fuertemente paradigmas tecnológicos, tácticos y estratégicos de la guerra hasta los conflictos actuales, siendo el peligro desplazado de lo individual a lo social y geopolítico. Especialmente cuando el homo sapiens se hizo urbano y los estados se apropian de los conflictos.

*Neurólogo cognitivo y doctor en Filosofía.
Presidente Fundación Humanas

Ver más productos

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos