El equinoccio de otoño, que tuvo lugar el 20 de marzo, y el inicio de la primavera, conforman los únicos dos días del año en donde el día y la noche tendrán la misma duración, de 12 horas aproximadamente en todo el mundo. El sol se ubicará exactamente sobre el Ecuador, dando comienzo a una nueva estación; la primavera, en el hemisferio sur y el otoño, en el hemisferio norte.

A pesar de que la palaba equinoccio nos remite a igualdad, debido al tamaño del sol respecto a su punto central y a la refracción atmosférica, hay diferencias en la duración del día (mayor a 12 horas) con respecto a diferentes latitudes. Sin embargo, en casi todo el planeta, el fenómeno producirá una armonía casi perfecta entre el día y la noche.

Por qué el día dura más de 12 horas

Existen dos razones: la primera es debido a la manera en la que medimos la duración de un día. "El sol aparece como un disco iluminado, la salida ocurre tan pronto como el borde superior del sol aparece en el horizonte, mientras que la puesta ocurre cuando el borde superior se sumerge por completo en el horizonte", explicó Matthew Cappucci en The Whashington Post. "Debido a que tomamos primero el enfoque de arriba, último el de abajo, en lugar de rastrear cuando un solo punto esta sobre el horizonte, nuestro día dura un par de minutos más que 12 horas".

La segunda razón por la que vemos más de 12 horas de luz del día es porque la atmósfera de la Tierra puede refractar o desviar la luz del sol. Esto nos permite ver el sol incluso cuando técnicamente está por debajo del horizonte. La cantidad de refracción depende de la presión atmosférica y la temperatura. “Cuando vemos el sol como una bola de color naranja rojizo sentada en el horizonte, estamos viendo una ilusión óptica. En realidad, está completamente por debajo del horizonte”, explicó Space.com en un artículo reciente.

Diferencias entre equinoccio y solsticio

Los solsticios marcan el inicio del verano y del invierno, y ocurren cuando el Sol se encuentra más cerca o más lejos de uno de los hemisferios terrestres. De esta manera, aumenta la duración del día en una parte determinada del planeta, mientras que disminuye la duración en la otra.

Los equinoccios, por otra parte, indican la llegada del otoño y la primavera. Las diferentes estaciones en nuestro planeta están provocadas por estos fenómenos astronómicos, que ocurren dos veces en el año cada uno.