El presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y director de Investigaciones Clínicas de la Fundación Huésped, Omar Sued, aseguró hoy que "la cuarentena debería seguir por algunos meses" para lograr mitigar la propagación del coronavirus.

"La situación está contenida y el virus no puede circular. Pero si largamos la cuarentena podemos tener ese pico en mayo y generar un problema. La cuarentena debe seguir, y por unos meses. Debemos mirar día a día", afirmó Sued en un seminario por la web (Webinar) organizado por la Sociedad Argentina de Gastroenterología (SAGE).

Al ser consultado sobre que el pico puede darse cuando interactúan otras enfermedades respiratorias, que suelen registrarse para la semana epidemiológica 20 (primera semana de mayo), el especialista dijo: "No sabemos cómo se va a comportar en el invierno, si se puede empeorar o no, ya que vimos que se puede adaptar a República Dominicana e Islandia, y si podría tener más consecuencias con el frio".

Durante su exposición en la Webinar, Sued contó que la mortalidad del coronavirus es "agresivamente alta" en los mayores de 80, aunque mencionó que los porcentajes bajan entre los de 60 y 70 años, y explicó que "en Argentina tenemos una pirámide poblacional que está concentrada en gente joven y niños, y que es diferentes a Europa, donde la mayoría de la población es adulta mayor y dejaron correr la infección mucho tiempo".

"Acá se implementaron medidas ante el primer caso y se pusieron en marcha un montón de medidas en forma muy temprana con respecto a otros países, pero además acá la mayoría de los casos son importados o por contactos, y tenemos algunas zonas con circulación comunitaria del Covid-19", añadió.

Al referirse a las diferentes posturas que tomaron otros países, el infectólogo aseguró que "si hiciéramos el cierre definitivo como hizo China (estimó que) llegaríamos a los 1200 casos a fin de mayo", y habló de la situación económica que eso genera: "suponemos como dicen los medios que la cuarentena se extenderá con algunas otras excepciones".

"Esta cuarentena nos permitió a los médicos y a los hospitales prepararnos y capacitar a la gente para enfrentar esta pandemia. No tengo dudas que la cuarentena tuvo un impacto muy positivo, y Argentina se mantuvo en una tasa de crecimiento mucho mas lenta, por debajo de 100 casos diarios, mucho más baja que la de Brasil", advirtió.

Sued también mencionó que "sería mejor hacer más testeos", y precisó que "hoy tenemos 10 mil casos descartados por pruebas de laboratorio, y los casos de porcentaje positivo continúan por debajo del 20 por ciento de los testeados".

En la Webinar participó también Fernando Plazzotta, jefe de Informática para la Comunidad del Hospital Italiano porteño, que se refirió al uso de la telemedicina y cómo tuvo su explosión en nuestro país tras la pandemia de Covid-19.

"El coronavirus nos hizo sentar en un cohete de la telemedicina, que aún no estaba funcionando a pleno en el país. Algunos piensan que se desprestigia a la medicina, o estaban en contra de romper la relación médico paciente", explicó el especialista.

Luego dijo que las entidades científicas deben terminar de regular esta actividad, junto al Estado, para poder garantizar que ese trabajo, que usualmente hoy se hace por teléfono o redes sociales, "pueda ser remunerado para los profesionales".

El seminario, que se realizó a través de la aplicación Zoom, fue coordinado por el presidente de la SAGE, Edgardo Smecuol, y otros especialistas que intervinieron como la abogada e investigadora de Derecho de la UBA, Sandra Wierzba.

Mayo, el pico

Sued es miembro del comité que recomienda al presidente Alberto Fernández acerca de las medidas a tomar para prevenir la propagación del Covid-19 en el territorio nacional. El 31 de marzo ya había avisado del pico en mayo, en una entrevista  en "No Tan Millennials", en MDZ Radio. Las estimaciones matemáitcas indicaban que podría haber 200 mil personas contagiadas, pero para el médico, "va cambiando día a día" .

Ademas, indicó que Argentina no está en condiciones de hacer testeos masivos por un tema presupuestario y de recursos, además de que el llevarlos a cabo sería contraproducente porque se malgastarían reactivos y dinero.

"Cada estudio cuesta $3.000 y el país no cuenta con la cantidad de reactivos necesarios. Lo que sí se hizo a partir de la ampliación de casos sospechosos, es ampliar los estudios a una porción más amplia de la sociedad", informó.