La búsqueda del submarino ARA San Juan, desaparecido en el Atlántico sur, ingresó en una fase crítica debido a que, en caso de que no haya podido emerger o utilizar el snorkel desde el miércoles, la tripulación integrada por 44 personas estaría por enfrentar limitaciones en el suministro de oxígeno, dijo hoy la Armada Argentina a través de su jefe de prensa, el capitán de navío Enrique Balbi.

"Nos preocupa que no lo podamos detectar aún (...) estamos considerando todas las posibilidades y obviamente la situación más crítica que sería esa, estamos en el sexto día de oxígeno, obviamente que es preocupante" , dijo Balbi a periodistas, y agregó: "Nuestra preocupación va en aumento".

En tanto, crece la inquietud y el temor entre familiares de los tripulantes, algunos de los cuales sufrieron descompensaciones en Mar del Plata, donde se encuentran asistidos por psicólogos, psiquiatras y médicos clínicos.

La búsqueda se concentró hoy en un área de 20 kilómetros cuadrados, a unos 360 kilómetros de la Península de Valdés, donde ayer se reportaron ruidos que en principio se descartaron que sean del submarino.

Hacia allí se dirigieron cinco buques oceanográficos que, con una sonda mutihaz, barren toda la zona desde esta mañana, aunque a la noche Balbi aseguró que "no había novedades" respecto a esta búsqueda. 

El remolcador Skandi Patagonia, de bandera noruega y al servicio de los Estados Unidos, partió desde Comodoro Rivadavia con elementos de rescate y búsqueda de última generación para dar con el submarino, de cuya desaparición se cumplen hoy seis días.

El buque, que esta previsto arribe a la zona de búsqueda dentro de un día y medio, lleva un sonar de búsqueda lateral, una campana de salvamento que puede sumergirse hasta los 250 metros en profundidad y un vehículo que opera en forma remota desde la superficie, para inspeccionar el fondo, con posibilidades de trabajar hasta los 1.200 metros de profundidad.

Mañana arribará a Comodoro Rivadavia otro buque estadounidense con un sistema de rescate que permite subir a la superficie hasta 16 personas a la vez. 

Balbi destacó que mañana continuará el buen tiempo, lo que será aprovechado al máximo para intensificar los rastrillajes.

"La corbeta Espora mantiene su tarea de búsqueda en el área del último punto de contacto del submarino, dónde se trabaja con imágenes satelitales que provee la Comisión Nacional de Actividades Espaciales y son analizadas por especialistas del Ejército Argentino", añadió Ballbi.

El marino subrayó que "la prioridad de la misión es cuanto antes detectar, localizar y rescatar a los tripulantes, y en ese sentido hoy el presidente (Mauricio) Macri alentó este esfuerzo conjunto".

"El área de búsqueda tiene cerca de mil kilómetros de largo por quinientos de ancho, y para inspeccionarla cada avión ya tiene su plan de vuelo y cada buque un sector asignado, y dentro de ese espacio se está analizando con mucha atención un sector de 20 kilómetros cuadrados", apuntó.

La búsqueda del San Juan se inició el miércoles luego de la última comunicación recibida desde el submarino en la que informaba una avería en sus baterías y que emprendía regreso hacia su base en Mar del Plata, luego de haber partido desde Ushuaia.

Macri estuvo hoy en el Edificio Libertad, sede de la Armada Argentina, junto con el ministro de Defensa, Oscar Aguad, para informarse sobre los avances del operativo en el que se despliegan 49 unidades de la Armada y más de 20 de países, entre ellos Estados Unidos, Gran Bretaña, España, Francia, Alemania, Noruega, Italia, Brasil, Chile, Uruguay, Perú y Colombia.

Balbi puntualizó que e esta realizando "un trabajo silencioso con al corbeta Espora desplegada en el lugar y fotografías satelitales provistas por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales que son analizadas por expertos del Ejército Argentino".

Esta mañana la Armada ya había descartado que el hallazgo de una balsa en el área de búsqueda pertenezca al submarino al tiempo que también se visualizaron bengalas blancas que tampoco pertenecían a la nave. 

En tanto, los familiares de los tripulantes aguardan en la base naval de Mar del plata novedades de sus seres queridos apoyados y contenidos por psicólogos, psiquiatras y médicos clínicos.

El capitán Víctor Hugo Duga, psicólogo de la Armada, aseguró que el ánimo de los familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan está "mal, muy mal", sobre todo luego de que ayer se descartara que un ruido detectado en el fondo del mar perteneciera al sumergible desaparecido hace seis días.

"Ayer se dio la noticia de los ruidos que se habían producido y, a la tarde, se da un parte donde se indica que esos ruidos no provenían del submarino. Esto generó una gran desilusión en los familiares", aseguró el especialista.

El psicólogo agregó que "se nos descompensaron una 10 personas", e indicó que el grupo de contención está formado por cinco psicólogos y algunos psiquiatras.

"Cada tres horas viene un almirante con un parte y se los lee, les explica la situación y las novedades. Para nosotros es el momento de más peligrosidad, en el sentido de que estamos cuidando a la gente desde el punto de vista de la salud", indicó.

  • Protocolo de emergencia en hospital de Chubut

El Ministerio de Salud del Chubut puso hoy en marcha un protocolo de emergencia para el hospital regional de Comodoro Rivadavia, ante la eventual llegada de los 44 tripulantes del submarino ARA "San Juan" que son intensamente buscados en la plataforma submarina frente a las costas de este distrito.

El dispositivo fue confirmado a Télam por el ministro de Salud de la provincia, Ignacio Hernández, quien aclaró: "Esta medida la tomamos por decisión propia, ante la inminencia de que pueda producirse una demanda masiva y crítica a ese hospital que es el más importante del Chubut".

Además, Hernández explicó que "se impartieron directivas al director de Emergencias de la provincia, el doctor Cladio Mazza, para que tenga todo dispuesto en caso de ser necesario".

El titular de la cartera sanitaria del Chubut aclaró: "Se utiliza la misma metodología que para una catástrofe que requiere atenciones múltiples por alguna emergencia, aunque en este caso es de carácter preventivo".

Ignacio Hernández agregó: "Entre las medidas que se dispusieron figuran el traslado de pacientes del regional a otros hospitales, como el Alvear, para dejar la mayor cantidad de camas disponibles y también la suspensión de algunas cirugías programadas".

Juan Ruiz, supervisor del turno noche del hospital regional de Comodoro Rivadavia, señaló: “Con los jefes de servicios acondicionamos el hospital ante un posible traslado de los tripulantes”. 

En tanto, subrayó que debieron suspenderse las cirugías programadas de mañana ya que en caso de realizarse el rescate “necesitamos disponer de camas”. 

“Sería por el día de mañana y lo iremos resolviendo en función de la necesidad y día a día. Estimamos que si los marinos llegan al Hospital habrá que evaluar si se quedan 24 o 48 horas para su posterior traslado”, dijo.

“Acondicionamos salas, y refuncionalizamos el servicio de guardia con mayor cantidad de médicos en el lugar. En este momento la guardia no está restringida, pero cuando avisen sobre el traslado de marinos sí”, advirtió.

Además precisó que el protocolo también afectaría a centros de atención privada “para eventualmente trasladar gente, carros de paro para cada sala y organizando los recursos por si necesitamos más equipamiento. Tenemos siete ambulancias nuestras y cinco más entre empresas privadas y bomberos que han ofrecido disponibilidad”, sostuvo.