El procesamiento de grandes volúmenes de datos gracias a la inteligencia artificial, la capacidad de los sistemas de aprender de la experiencia y la utilización de la “nube” como lugar para almacenar la información, fueron los temas centrales del hackatón de verano que organizó hoy Microsoft para capacitar a 30 startups argentinas. 

Durante la jornada realizada en un parador de la costa de San Isidro, en el conurbano bonaerense, jóvenes líderes de startups pudieron participar de capacitaciones, escuchar las experiencias de grandes empresas tecnológicas y probar aplicaciones.

Uno de los paneles estuvo coordinado por el director de Proyectos de Transformación Digital de Microsoft Argentina, Ezequiel Glinsky, quien afirmó que el motivo de esta hackatón fue intentar “democratizar la inteligencia artificial” de tal manera que “los emprendedores puedan capitalizar las oportunidades que trae la nube”.

Entre los expositores, Enrique Cortés Funes, co-fundador y CEO de Inipop explicó que su empresa desarrolla soluciones para ciudades inteligentes y que mediante la interconexión de sensores hoy se pueden ofrecer soluciones de movilidad y seguridad para los habitantes de un lugar, en base a los datos procesados e interpretados por las computadoras.

Inipop ya se vale de los datos que recogen las cámaras y sensores distribuidos por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para analizar el modo en que los vecinos usan un espacio público y tomar determinaciones sobre obras para mejorar la experiencia. 

En ese sentido, dio detalles del trabajo realizado en la Plaza Rubén Darío, frente a la facultad de derecho de la UBA, donde se sensorizó una pista de running de 1.280 metros para identificar cuándo un usuario dado de alta pasa por ahí y, con la ayuda de 13 checkpoints con sensores ópticos, medir la velocidad puntual de los usuarios registrados e identificar runners no registrados para luego realizar un mapa de calor de la pista.

Esas aplicaciones permiten saber en qué horario se usan más las instalaciones y si hay modificaciones que realizar para mejorar su uso. 

Glinsky explicó que la tecnología de análisis de imágenes y sonidos utilizados en este proyecto también pueden ser utilizados, por ejemplo, dentro de una fábrica, ya que se puede entrenar a la computadora para detectar ruidos en la maquinaria y adelantarse a roturas o, en el caso de las cámaras, que sean capaces de localizar un trabajador que no usa casco o se ubica en una zona peligrosa y así poder lanzar una alerta. 

Otra de las experiencias relatadas fue la de la empresa argentina Real Trends, una plataforma de herramientas de análisis y gestión para vendedores de Mercado Libre.

Real Trends usa servicios alojados en la “nube” para procesar millones de datos de ventas que se hacen en el sitio de compra on line y le ofrece a sus clientes un sistema de respuestas automatizada a las consultas de los clientes que se apoya en machine learning (aprendizaje automático).

"Nosotros ofrecemos la prueba gratis durante 30 días en los que les mostramos las respuestas automáticas que nuestro sistema le daría a sus clientes. Está demostrado que la respuesta rápida es fundamental: si vos tenés un precio relativamente más barato que yo pero no respondés, la gente me va a comprar a mí y el cliente no se va a dar cuenta que quién le responda sea un programa”, añadió. 

El panel se completó con la presencia de los directivos de Lagash y de Conversa Lab, dos empresas de origen argentino que buscan que sus clientes puedan utilizar inteligencia artificial para innovar y conectarse de manera eficiente con sus clientes. 

"La tecnología hoy permite construir aplicaciones con inteligencia artificial integrada que permitirán tener un impacto más profundo y amplio en la sociedad. De esta manera se potencia y multiplican las innovaciones que generan valor y un impacto positivo en nuestro país", concluyó Glinsky.