Unos 200.000 devotos visitaron desde el sábado hasta ayer el santuario del Gauchito Gil (1840-1878), en cercanías de la localidad correntina de Mercedes, para rendirle culto, hacer promesas y agradecer al cumplirse hoy 140 años de su muerte.

El jefe de Operaciones de Defensa Civil de Corrientes, Orlando Bertoni, confirmó que al menos 200.000 fieles visitaron el santuario en los últimos tres días.

Peregrinos a pie, jinetes, ciclistas, decenas de micros provenientes de varias provincias y de países limítrofes y cientos de automovilistas llegaron hasta la imagen del "Santo de los pobres", ubicada a la vera de la ruta 123, a 8 kilómetros de la ciudad de Mercedes.

A modo de ofrenda, miles de personas manifestaron su devoción con rezos y velas rojas, el color que identifica al santo popular.

En los momentos más convocantes, durante las tres jornadas la fila de vehículos tuvo unos seis kilómetros de largo y decenas de micros con delegaciones visitantes también se agolparon a la vera de la ruta.

La conmemoración incluyó diversas actividades, como la "Velada de la Cruz de las catacumbas" y su traslado a la Iglesia Nuestra Señora de las Mercedes, donde ayer se ofició una misa en memoria del gaucho Antonio Mamerto Gil Núñez.

También hubo una ceremonia en el cementerio local, donde está sepultado el Gauchito, a la que asistieron la intendente local, Elvira Sánchez, y funcionarios de la comuna.

Según coincidieron las autoridades en diálogo con la prensa hubo menos asistentes que en años previos, hecho que vincularon a que el aniversario esta vez cayó de lunes.

Esta devoción popular, no comprendida en la liturgia católica, representa a Antonio Mamerto Gil Núñez, nacido en 1840 cerca de la localidad de Mercedes, en la provincia de Corrientes, y asesinado allí mismo el 8 de enero de 1878.

La devoción a este santo pagano se extiende a lo largo y ancho de Argentina y también en países vecinos, pero la localidad correntina de Mercedes es donde se realiza la celebración más multitudinaria cada 8 de enero, aniversario de su muerte.