Anses continuará su cronograma de pagos de marzo 2021 para quienes posean jubilaciones y pensiones que sean parte del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) cuyos haberes superen los $21.393. También habrá un nuevo bono para jubilados y pensionados.

Cabe recordar que las jubilaciones y pensiones aumentaron 8,07% a partir de marzo. De esta manera, el haber jubilatorio mínimo es de $ 20.572 y el máximo, de $ 138.430, según estableció la Resolución 49/2021, publicada este viernes en el Boletín Oficial. En tanto, la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM) ascendió a 16.457 pesos, sin incluir los dos bonos.

Fecha de cobro para jubilados y pensionados

Las sucursales bancarias habilitadas atenderán por ventanilla a jubilados, jubiladas, pensionados y pensionadas con haberes QUE SUPEREN la suma de 23.120 pesos. 

A partir de esta semana y la siguiente podrán cobrar:

  • Documentos terminados en 0 y 1: lunes 22 de marzo
  • Documentos terminados en 2 y 3: martes 23 de marzo
  • Documentos terminados en 4 y 5: jueves 25 de marzo
  • Documentos terminados en 6 y 7: viernes 26 de marzo
  • Documentos terminados en 8 y 9: lunes 29 de marzo

ATENCIÓN: El miércoles 24 de marzo las sucursales bancarias no estarán abiertas debido al feriado por el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

Nuevo bono para los jubilados

Además el gobierno nacional sumó dos nuevos bonos de 1.500 pesos cada uno para todos los jubilados y pensionados con ingresos de hasta 30.856 pesos, que se otorgarán en los meses de abril y mayo de este año más allá del primer aumento de marzo previsto por la nueva ley de movilidad jubilatoria. Con esas medidas, la jubilación mínima aumenta un 16%.

Ambos bonos tienen como objetivo que los jubilados puedan vencer a la inflación, algo que el Gobierno nacional ya había marcado al obtener la sanción de la nueva fórmula de movilidad jubilatoria fue sancionada el 29 de diciembre pasado.

De esta manera, la fórmula definitiva estableció tres ajustes a lo largo del año de forma trimestral, combinando un 50% de la recaudación de la Anses y otro 50% de la variación salarial medida por la evolución de los salarios formales que realiza el Ministerio de Trabajo (RIPTE) y de los salarios que mide el Indec.