El 22 de julio la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (LALCEC) cumple 100 años. Desde 1921 la institución remarca la importancia de la prevención y el diagnóstico temprano de la enfermedad, con la seguridad de que llegar a tiempo es la única forma de reducir la mortalidad del cáncer.

Cada año se detectan 129 mil casos nuevos de cáncer en la Argentina, y mueren anualmente más de 60 mil personas a causa de la enfermedad. Ya en 1921 Helena Larroque de Roffo, fundadora de la institución, remarcaba que la única forma de reducir la mortalidad de los pacientes oncológicos es la detección temprana. “Si bien es cierto que no todos los tipos de cáncer presentan síntomas en su fase temprana, es importante prestar atención a aquellos que sí lo hacen y anticiparse realizando los controles anuales correspondientes porque es la única manera de aumentar las probabilidades de supervivencia y la calidad de vida del paciente”, aseguró María Cristina Espil, presidenta de LALCEC.

Si bien existen cerca de 200 tipos de cáncer en el mundo, hay una serie de ellos que históricamente tienen más incidencia en las sociedades, es decir que afectan a un número mayor de personas. “Con la pandemia hubo un retroceso muy grande en cuanto al acceso a los chequeos correspondientes para prevenir diagnósticos avanzados de cáncer. Nosotros en medio del confinamiento nos animamos a decir: salí de casa, andá al médico. Porque así como Helena supo ver hacia adelante, sentíamos que era necesario mirar hacia el futuro”, describió Graziella Donnet, histórica voluntaria de la institución y ex presidenta de LALCEC.

Existen al menos seis tipos de cáncer que, detectados a tiempo, tienen un mejor pronóstico y mayor probabilidad de sobrevida. Estos son el cáncer de pulmón, próstata, piel, útero, mama y colon. Remarcan la importancia de los controles.