La Ciudad de Buenos Aires comenzó este jueves a devolver celulares robados a sus dueños con la entrega de 15 equipos recuperados.

Las autoridades porteñas tienen 662 celulares listos para ser devueltos a sus dueños originales, de entre cerca de 6.200 aparatos que recuperó en total en distintos procedimientos que se realizaron desde septiembre último en diferentes barrios y centros comerciales.

Los propietarios reales lograron ser identificados gracias a que la justicia autorizó al Ministerio de Seguridad de la Ciudad a acceder a los IMEI de los equipos, explicó el vicejefe de Gobierno porteño a cargo de esa cartera, Diego Santilli.

"Cuando te roban un celular, se meten en tu vida, tu intimidad y tu privacidad. Además del costo que implica un celular, devolverlo también tiene como objetivo reparar ese daño. Es un acto de justicia”, agregó Santilli,  quien destacó la importancia de denunciar en la Policía de la Ciudad cuando se sufre el robo de un teléfono porque esa es la única manera en la que se puede concretar la restitución a su dueño.

Por su parte, jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que participó del evento realizado frente a la Comisaría 4-D de Barracas, destacó que "la Policía de la Ciudad viene haciendo un trabajo de investigación ya hace muchos meses para recuperar celulares robados, que es uno de los delitos que tiene mayor cantidad de ocurrencia en la Ciudad de Buenos Aires". "Es un trabajo largo y de seguimiento con la Justicia",  agregó.

Cómo es el procedimiento para devolver los celulares

Los equipos fueron denunciados como robados por sus dueños a la Policía de la Ciudad y al Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM).

Una vez secuestrados los equipos, el personal policial realiza una pericia sobre los mismos para conocer el IMEI (código mundial de 15 dígitos pregrabado por el fabricante para identificar cada equipo móvil).

Para poder devolver los aparatos, el ministerio solicita a las autoridades judiciales intervinientes (Juzgado y Fiscalías Federales) autorización para requerirles a las compañías telefónicas los datos de los titulares de las líneas.

Una vez recibida la autorización judicial, se requiere a las compañías telefónicas que informen en relación a cada uno de los IMEI si estuvieron vinculados a un cliente en particular y, en caso de ser así, se informen los datos de los mismos que permitan citarlo.

Paralelamente, se requiere autorización a la Justicia para proceder a la devolución de los aparatos a sus legítimos titulares.

Sobre los datos informados por las compañías, personal del ministerio procede a contactarse con los titulares a fin de hacerles saber que se procederá a devolverles el celular que les robaron.

Para recuperar los celulares en distintos puntos de venta de la Ciudad, los efectivos policiales trabajaron en conjunto con inspectores de la Agencia Gubernamental de Control ( AGC) y la Dirección General de Coordinación Operativa, dependiente de la Secretaría de Justicia y Seguridad.

Desde septiembre de 2020 a mayo de 2021, se incautaron un total de 6.172 celulares en distintos locales y galerías, de los cuales 662 fueron denunciados como robados mientras que los demás no contaban con la pertinente documentación o se encontraban adulterados.

Los procedimientos policiales para recuperar los equipos

Los efectivos inspeccionaron en este período de tiempo 199 locales en galerías comerciales y negocios de venta de celulares en distintos barrios de la Ciudad y, además de los teléfonos, se secuestraron 2.200 chips y accesorios falsificados, y 5.145 baterías.

Estos elementos fueron separados de sus equipos originales para el armado de nuevos dispositivos apócrifos, práctica que se descubrió mediante el desguace de varios laboratorios en locales de servicio técnico, donde se hallaron las herramientas que los delincuentes utilizaban para cometer el ilícito.

El dinero incautado en los negocios fue de 169.420 pesos y 6.300 dólares, más 1.000 billetes falsos de la moneda estadounidense.

Desde septiembre de 2020 se clausuraron un total de 108 locales y 141 personas quedaron a disposición de la Justicia por Infracción a la Ley de Comunicaciones (25.891), además de 91 detenidos por diferentes irregularidades.