El vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli, adelantó que en el distrito porteño se ve "una meseta alta de casos" de contagios por coronavirus, y de cara a la finalización del aislamiento preventivo el próximo domingo, volvió a mostrar una estrategia distante a la impulsada por la Provincia: "Por el momento no vemos necesario adoptar nuevas restricciones", señaló. 

"Miramos todos los días la ocupación de camas de terapia intensiva, de pisos moderados y también las de leves, y la verdad es que tenemos un comportamiento de vaivén en estos indicadores, por lo cuál hay que mantenernos con mucho cuidado y cumpliendo todos los protocolos de distanciamiento porque estamos en el ojo de la tormenta", detalló Santilli en diálogo con radio Futurock.  

Sobre la posibilidad de retrotraer las flexibilizaciones, el vicejefe y ministro de Seguridad de la Ciudad adelantó que por el momento "no ven necesario hacerlo", aunque advirtió que "eso no significa que esté todo dicho".

"Son dos o tres semanas en las que tendremos una intensidad y una tensión importante en donde hay que mirar el doble, pero por el momento no lo vemos necesario", enfatizó. 

Acerca de la postura en sentido contrario que advierten los funcionarios de la Provincia, Santilli estimó que "los momentos son distintos". 

"Lo que a nosotros nos resultó mucho más intenso, para ellos les llegó tres semanas después, es decir, lo que hoy tiene la Provincia, lo tuvimos antes, entonces son tiempos distintos, y por eso es que digo que tenemos una estrategia en conjunto pero una táctica deferencial", subrayó el funcionario porteño.