La NASA confirmó este lunes que su equipo detectó mayores cantidades de agua en la Luna más que suficientes para abastecer las necesidades de las futuras colonias humanas que, durante los próximos años, se establecerán en nuestro satélite de forma permanente.

El descubrimiento fue realizado gracias al Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (SOFIA), un telescopio de infrarrojos montado en un avión Boeing 747 modificado, según informó el sitio ABC de España.

La noticia, que fue adelantada por Nature Astronomy, informó que no solo implica la detección directa e "inequívoca" de agua molecular (H2O) en la Luna, sino que señala también la existencia de grandes áreas, alrededor de los dos polos lunares, en las que el agua podría estar atrapada de forma estable  forma de hielo en una multitud de microcráteres.

"Si estamos en lo cierto el agua será mucho más accesible para beber, para hacer combustible o para todo aquello para lo que la NASA necesite agua", señaló uno de los artículos realizado por Paul Hayne.

El descubrimiento revela teorías de larga data acerca de la existencia de agua lunar que podría permitir que a los astronautas vivir allí durante períodos prolongados.

Por su parte, el diario de EE.UU The Washigton Post publicó que "un equipo científico encontró el signo revelador de moléculas de agua , quizás unidas a vidrio, en una región iluminada por el sol. Otro grupo estimó la prevalencia generalizada de diminutas marcas de viruela sombreadas en el paisaje lunar, posible refugio para el hielo de agua en un área de 15,000 millas cuadradas".

Para la NASA, el agua en la luna es considerada como un recurso potencial. Durante el 2019 fue creado un programa llamado Artermis, en donde se enviaban astronautas de EE.UU. a la luna. Lanzar agua al espacio cuesta miles de dólares por galón y gracias a este descubrimiento los futuros exploradores pueden usar el agua lunar no solo para saciar su propia sed sino también para repostar sus cohetes.