La Organización de Naciones Unidas (ONU) llamó ayer a los líderes políticos y de la sociedad civil, a la industria y a la comunidad científica a trabajar de forma coordinada para alcanzar una "contaminación cero" y prevenir así un daño que aún es reparable pero que necesita de acciones "urgentes".

En la tercera Asamblea de las Naciones Unidas para el Medioambiente, que comenzó en Nairobi con la presencia de un centenar de ministros de todo el mundo, la ONU centró sus esfuerzos en crear conciencia sobre el impacto directo que tiene la contaminación en la vida humana.

La polución causa, de hecho, casi una de cada cuatro muertes que ocurren en todo el mundo, según recordó el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en un informe. Más concretamente, la contaminación del aire es el mayor riesgo ambiental para la salud, ya que causa aproximadamente 6,5 millones de muertes anualmente.

La Asamblea -máximo órgano mundial de toma de decisiones ambientales- tiene sobre la mesa más de una docena de resoluciones que abarcan, además de la contaminación del aire, la del agua para el consumo, la de los mares y el suelo, la producción de residuos y el uso de químicos.

La ONU denunció que más del 80 por ciento de las ciudades no cumplen con los estándares de calidad del aire, que la exposición a plomo en la pintura causa daños cerebrales a 600.000 niños anualmente y que los mares contienen ya medio millar de "zonas muertas", con oxígeno insuficiente para mantener la vida marina, debido a que más del 80% de las aguas residuales del mundo se liberan al medio ambiente sin tratamiento.