El subsecretario de Protección Ciudadana de La Pampa, Agustín García, informó ayer que las lluvias que se registraron durante la madrugada permitieron controlar el avance del fuego en Puelches y el Parque Lihuel Calel, donde ya se quemaron más de 18.000 hectáreas.

"La situación está mucho mejor. Se logró frenar el avance del fuego ayudados por las condiciones climáticas, ya que en esa zona se produjeron lluvias, lo que permitió trabajar en mejores condiciones", dijo el funcionario.

En tanto, el subsecretario de Protección Civil de la Nación, Daniel Russo, informó también al mediodía que los incendios en la zona pampeana de Puelches y en Lihuel Calel "están controlados" y que se mantienen los medios aéreos de ayuda "a modo de prevención".

"El Servicio Nacional del Manejo del Fuego (SNMF) desplegó un helicóptero Bell 407, un avión hidrante y otro vigía del SNMF que se sumaron a las acciones de una cuadrilla de la Administración de Parques Nacionales y agentes de Defensa Civil de La Pampa", detallaron desde el Gobierno nacional en un comunicado.

García señaló asimismo que personal de Defensa Civil y Administración Provincial de Energía (APE) "trabajaron con maquinarias para frenar el avance del fuego que iba hacia el sureste y afectaba la línea de alta tensión Puelches-Pichi Mahuida". "Ayer por la tarde se pudo conectar nuevamente el servicio de alta tensión, aunque se sigue en estado de guardia", agregó.

Con respecto al nuevo foco que se registró el martes entre las rutas provincial 18 y nacional 35, en Doblas, el funcionario precisó que ayer "se logró parar la cabeza del fuego. Faltaba atacar los flancos, pero lo importante es que no está avanzando, por lo que la perspectiva es buena".