La Facultad de Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires trabaja en el entrenamiento de perros "para detectar el agente viral coronavirus (Covid-19)", método que "permitirá realizar un testeo de bajo costo" para "asignar más eficientemente" los exámenes de laboratorio "a quienes hayan resultado positivo para los canes", se informó  desde la Facultad de Veterinaria.

La capacidad olfativa de los perros permite su entrenamiento para la detección de sustancias como estupefacientes, explosivos, divisas o alimentos, además de buscar personas con vida en desastres naturales y estructuras colapsadas, restos humanos o en identificaciones forenses o criminalísticas.

En relación al entrenamiento para detectar el coronavirus, expertos de la facultad explicaron que "los cambios que se producen en los compuestos orgánicos volátiles que emite el cuerpo humano al contraer una enfermedad son aislados a partir de muestras de sangre, piel, sudor y orina para ser utilizados en el adiestramiento de los perros detectores".

En la actualidad, los perros logran detectar episodios de hipoglucemia, cáncer de pulmón, mama, próstata y colon, melanoma o tuberculosis. "En estos casos, los tejidos malignos o los trastornos metabólicos liberan sustancias muchas veces detectables por el olfato canino", explicaron en un escrito enviado a esta agencia.

Las razas más utilizadas para este entrenamiento son:

  • pastor belga malinois
  • labrador retriever
  • pastor alemán
  • sprigel spagniel
  • border collie

Los tiempos de entrenamiento varían de acuerdo con el animal, atendiendo a su ritmo de aprendizaje para preservar su bienestar. 

Paula Carancci, secretaria de Extensión de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA, explicó que la Escuela de Medicina Veterinaria de Alfort (Francia), bajo el programa Nosaïs comenzó una investigación que está teniendo resultados alentadores. "Nuestro objetivo es incorporarnos al proyecto, adaptarlo a las necesidades locales y sumar evidencia científica sobre la capacidad de los perros para detectar personas afectadas por la Covid-19".

En Argentina, el programa se encuentra en etapa de diseño y planificación, muy próximo a iniciar las prácticas con perros, y coordinado por la Secretaría de Extensión y la Dirección de la Especialización en Bienestar Animal de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA.

Quedará aún por demostrar si los perros serán capaces de detectar las muestras de personas asintomáticas positivas.

Cómo entrenan a los perros para detectar el coronavirus

Carancci agregó que "utilizarán animales ya entrenados, preferentemente en la detección de explosivos ya que estos perros fueron adiestrados para señalar un olor compatible con esta tarea". La profesional estimó que el tiempo estimado de entrenamiento es entre 6 y 8 semanas.

El entrenamiento "se realiza a partir de un aprendizaje asociativo por el reconocen un olor que le dará acceso a su juguete o alimento preferido" como premio, explicó.

Se utilizan ejemplares ya entrenados

Luego, al encontrar el lugar con la muestra positiva el perro lo indicará con una conducta específica (sentándose y dirigiendo su mirada hacia ese dispositivo), recibirá la recompensa por la marcación, y luego deberá discriminar entre muestras de pacientes positivos y negativos, marcando los primeros e ignorando a los segundos.

Carancci agregó que los canes y las personas involucrados en el entrenamiento no estarán expuestos a riesgos. "Las pruebas realizadas en Francia arrojaron un resultado altamente efectivo: entre el 86 y el 100% según el ejemplar canino", concluyó.

El Covid-19 y las mascotas

Según reporta el sitio Innova Spain, la investigación no estará cerrada a los perros únicamente. Ana Bratanich, investigadora de la Cátedra de Virología de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA, aseguró a la agencia Dicyt que “es importante investigar la interacción de los humanos con sus mascotas en relación con el nuevo coronavirus para que la información obtenida sirva para manejar apropiadamente brotes futuros”. 

Ante esto, Bratanich y un equipo de colegas se proponen estudiar la dinámica de la transmisión del nuevo coronavirus en la ciudad de Buenos Aires entre humanos y mascotas: perros, gatos y también hurones.

“Hasta el momento no hay evidencias de que perros, gatos y hurones hayan sido vectores del virus SARS-CoV-2 a humanos y se asume que es un evento poco probable. Cuando tengamos los resultados, estarán a disposición de la ciencia y de la comunidad en general”, ha añadido Bratanich.

El equipo lleva a cabo una investigación con muestras extraídas de mascotas en el Hospital Escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA y en veterinarias privadas. Mediante el uso de técnicas de biología molecular e inmunológicas, tratarán de evaluar la presencia del virus o de anticuerpos como prueba de infecciones pasadas. 

Además, extraerán muestras de animales de compañía de pacientes humanos con Covid-19 atendidos en hospitales universitarios de la UBA.