La escritora argentina Samanta Schweblin resultó ganadora del Premio Mandarache 2020 por su novela “Kentukis”, en una edición del galardón en la que han votado seis mil jóvenes lectores. 
“Un jurado de 6000 jóvenes lectores. Qué honor”, posteó la autora argentina radicada en Berlín en su cuenta de Twitter, para agradecer el premio impulsado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Cartagena, España.

En tanto, el español Eloy Moreno fue elegido por el mismo jurado para recibir el Premio Hache, con su novela juvenil “Invisible (Nube de Tinta)”. Los premios tienen una dotación económica de 3.000 euros así como sendas reproducciones de una escultura del artista Ángel Haro.

Los autores serán invitados a Cartagena en mayo de 2021 para disfrutar de la gala de entrega de premios y recoger las estatuillas junto a los ganadores de la próxima edición.

El jurado de la decimoquinta edición del premio Mandarache estuvo integrado por 957 comités de lectura integrados por 5.631 jóvenes de tres Cartagenas, España, Colombia y Chile, de entre 15 y 30 años.

Publicado por el sello Random House, “Kentukis” narra una distopía tecnológica que investiga las relaciones humanas contemporáneas, mediadas por lo tecnológico y marcadas por el voyeurismo y la soledad.