Un estudio de la Facultad de Agronomía de la UBA (Fauba) detectó que, a causa de una mayor circulación de autos, la contaminación del aire en la Ciudad de Buenos Aires volvió a los mismos valores previos a la cuarentena por coronavirus, luego de haber caído a cifras mínimas hacia fines de marzo.

Al establecerse en marzo la cuarentena por la Covid-19, los niveles de monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y partículas sólidas menores a 10 micrones bajaron hasta 70% su concentración.

Sin embargo, "poco duró aquel azul profundo en el cielo: a mediados de mayo, el tránsito vehicular aumentó y la contaminación volvió a los valores 'normales'", afirma Leonardo Serio, investigador de la Fauba que analizó la calidad del aire de la ciudad y advirtió sobre la necesidad de contar con más y mejores mediciones. La contaminación del aire en Buenos Aires es -según Serio- mucho más bajo que en otras grandes ciudades de América Latina como México y San Pablo.