Mientras en la mayor parte del país ingresa a la cuarta fase de cuaretena por coronavirus, el AMBA continúa en su tercera etapacon algunas actividades que comienzan a funcionar después de más de 50 días de confinamiento. Con la aplicación de protocolos sanitarios según la región, la intervención urbana se muestra como una de las fórmulas claves para respetar el distanciamiento social. 

En la Ciudad de Buenos Aires se apostó por el cierre de calles, la peatonalización de sectores ampliados, y la demarcación por medio de grafitis en las calles. Así, desde hace varias semanas en las estaciones de subte y en las paradas de los metrobuses, se colocaron marcas en el piso para que los pasajeros respeten el distanciamiento social, mientras que las veredas con un elevado tránsito peatonal, tendrán un mensaje similar: "Mantener distancia es cuidarnos"

Artistas colombianos apuestan por la misma táctica, y utilizaron sus habilidades de diseño y pintura, colocando huellas de colores en los vagones del metro de Medellín para que las personas sepan dónde pueden pararse de manera segura siguiendo las pautas del distanciamiento social.

Bajo el nombre "¡Sigue la huella!", la campaña ganó adeptos por su efectividad y facilidad de entendiemiento. 

“Nos pasaron esta hermosísima propuesta de intervención artística con una estética maravillosa a través de la cual estamos invitando a nuestros usuarios a ubicarse en las huellas de colores para mantener ese distanciamiento y cumplir con la ocupación de los trenes sin superar el 35% de su capacidad”, dijo Adriana María Sanches, una de las impusoras que tiene como objetivo demarcar más de 20.000 huellas en todo el sistema de transporte de esta ciudad. 

En la Ciudad de Buenos Aires, desde la Jefatura de Gobierno porteño se ha impulsado la misma fórmula con una impronta en "perspectiva de género".