Este miércoles el Gobierno entregaron los primeros tres DNI en los que, en lugar de sexo "femenino" o "masculino", figura una X: se trata de un reclamo de muchos años de las personas no binarias, que a pesar de contar con una Ley de Identidad de Género que las ampara, no podían rectificar el documento para que refleje su autopercepción.

Una de las tres personas a las que el presidente Alberto Fernández entregó el DNI no binario es Gerónimo Carolina González Devesa: se trata de la primera persona en Argentina que logró que el Registro Civil de su provincia -Mendoza- elimine el género binario de su partida de nacimiento en 2018. Se sumaron otra persona mendocina y otra de Tierra del Fuego.

Mediante el decreto 476 del Registro Nacional de las Personas, publicado en el Boletín Oficial, se estableció la creación del documento nacional de identidad sin género identificable, que las personas contempladas podrán comenzar a solicitar desde hoy. Así, Argentina se convirtió en el primer país de la región en reconocer este derecho.

¿Qué significa que una persona es "no binarie"?

Las personas no binarias son parte de la comunidad trans, ya que su identidad de género no se corresponde con la asignada al nacer. Sin embargo, la principal diferencia es que esa identidad tampoco coincide con los géneros binarios establecidos -masculino o femenino-. Por eso, hasta ahora no tenían posibilidad de contar con un DNI que refleje quiénes son.

La comunidad no binaria engloba a una diversidad de identidades. Algunas utilizan la letra "e" o "x" (por eso "no binarie") y pronombres como "elle", aunque también muchas otras varían entre "ella" y "él" de forma indistinta. Todo depende de cómo se sienta más cómoda cada persona, por lo cual lo ideal es preguntar cómo prefieren ser llamadas.

El decreto indica que la nomenclatura "X" en el campo 'sexo' del DNI alcanza a personas que se identifican de alguna de las siguientes formas: "no binaria, indeterminada, no especificada, indefinida, no informada, autopercibida, no consignada; u otra acepción con la que pudiera identificarse la persona que no se sienta comprendida en el binomio masculino/femenino".

El anuncio se hace en el mismo mes que se celebra el Día Internacional de la Visibilidad No Binaria (14 de julio), en reconocimiento de los derechos de aquellas personas que no se identifican como masculinas ni femeninas.

En la provincia de Buenos Aires "hay alrededor de 300 solicitudes que están paradas esperando el decreto presidencial, que complementa la reglamentación de la Ley de Identidad de Género", informó la periodista Mariana Carbajal.

La historia de Caro Gero, la primera persona aceptada como no binaria bajo la ley

Gerónimo Carolina González Devesa es de Mendoza y tiene 34 años. Profesional de la medicina, se define como "médique generalista". En múltiples entrevistas explicó que su nombre y apodo (Gero Caro, o Caro Gero) mezcla lo femenino y masculino porque se siente esas dos personas a la vez, y utiliza el pronombre "elle".

Gero Caro, la primera persona reconocida como no binaria en Argentina

La transición de Caro Gero comenzó unos dos años antes de lograr la modificación en su partida de nacimiento, aunque siempre había sentido esa necesidad de cambio externo conforme a su identidad. "Primero tuve una etapa en la que pensé que era lesbiana y lo fui mucho tiempo, hasta que me di cuenta de que necesitaba algo más. De a poco, fui de esa lesbiana a los estereotipos de más chongos como lesbiana, y a la vez con mucha crítica hacia mi cuerpo", explicó en una entrevista con Página 12.

La necesidad de modificar la partida de nacimiento comenzó cuando quiso solicitar en su prepaga una masculinización pectoral (es decir, cirugía de pecho)) y se lo negaron por no tener un DNI que dijera "masculino" en el sexo, cuando en verdad esa intervención de rectificación de género se ajusta a la Ley de Identidad de Género al ser destinada a una persona no binaria.

A partir de esa situación entró en contacto con Eleonora Lamm, subdirectora de Derechos Humanos de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, quien hizo toda la gestión para lograr que el pedido de partida de nacimiento sin género se haga efectiva sin pasar por un proceso judicial, amparada bajo la Ley de Identidad de Género.

El gobierno de Mendoza finalmente reconoció en 2018 el pedido de Caro Gero y de otra persona más para que el sexo figure como indefinido en la partida de nacimiento. En el casillero donde se indica el sexo, figura una línea. Desde entonces esperaba la posibilidad de contar con su DNI no binario.

"La Dirección del Registro Civil de Mendoza informa que a través de la Resolución 420/2018 se ha hecho lugar a la solicitud de dos personas mendocinas que requirieron el reconocimiento legal de su identidad de género autopercibida y correspondiente rectificación registral solicitando en forma expresa que en su partida de nacimiento no se consigne sexo alguno (Ley 26743, artículo 2. Identidad de Género)", indicó la normativa mendocina.

Ahora, Lamm y Gerónimo Carolina viajaron a la Ciudad de Buenos Aires para la entrega de los primeros tres DNI no binarios.

Desde el 2018 se sumaron varios casos más, como en la provincia de Neuquén, donde ya hay seis partidas de nacimiento que en la categoría sexo consignó "no binario". Sin embargo, el Registro Nacional de Personas (Renaper) aún no permitía esta opción, hasta hoy.