Ante el avance del coronavirus en el país y la puesta en marcha de las medidas de aislamiento contra el brote, el sistema judicial adoptó nuevas modalidades para garantizar su funciomiento. Tecnología y prioridad en trámites especiales, algunas de las claves que se destacan esta nueva etapa. 

Mientras se ingresa en una nuevo período de cuarentena administrada, el reporte del funcionamiento de los poderes judiciales provinciales muestra un balance positivo después de haber efectuado una "tarea de redefinición de funciones" con el objetivo de garantizar servicios esenciales, gracias a la incorporación de herramientas tecnológicas. 

El relevemiento a cargo del Instituto Federal de Innovación, Tecnología y Justicia de la Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de Justicia de las Provincias Argentinas y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Ju.Fe.Jus.), destacó la continuidad excepcional frente a la situación colectiva, y la implementación de recursos de infraestructura en tecnología disponibles, junto a la "experiencia acumulada durante años" por parte de los equipos técnicos.

Del estudio realizado se destaca que los centros judiciales de los 24 distritos han efectuado una tarea de redefinición de funciones con el objetivo de garantizar servicios esenciales y de urgencias, que se combinó con "estrategias de seguimiento" como teletrabajo, recepción de escritos electrónicos, incorporación de firma digital, audiencias por videoconferencia y transmición por redes sociales.

"La colaboración y cooperación de los poderes judiciales resultó fundamental para establecer un estado de situación de cómo se está trabajando ante un escenario de complejidad sin precedente", resalta el informe.