Pfizer afirmó este viernes que su píldora antiviral contra el Covid-19 reduce en un 89% el riesgo de hospitalización o mortalidad en adultos de riesgo que estuvieron expuestos al virus que desató la pandemia de coronavirus.

La firma farmacéutica planteó que, hasta ahora, la medicación era usada en combinación con un medicamento contra el VIH. También conocida como PF-07321332 en el ámbito científico, la pastilla es parte de una clase de medicamentos llamados inhibidores de proteasa y actúa inhibiendo una enzima que el virus necesita para replicarse en las células humanas.

El antiviral que se suministra via oral podría estar disponible este año, si la autorización así lo desea, la cual en el caso de dar luz verde, no habrá dudas que cambiará las reglas del juego para la segunda ola de la enfermedad.

Se planea que la medicación pueda ser destinada a pacientes que ya poseen el virus, o también como medida de prevención para que evitar que el Covid-19 se expanda en un hogar. Además, desde el laboratorio sostuvieron que parece ser potencial para combatir las variantes del virus.

De esta manera, Pfizer afirmó que está en sus planes enviar los datos sobre la píldora a la Administración de Drogas y Alimentos lo más antes posible, para poder darle un panorama a la población mundial al respecto.

"Si es aprobado por las autoridades reguladoras, tiene el potencial de salvar la vida de los pacientes, reducir la gravedad de las infecciones por COVID-19 y eliminar hasta nueve de cada diez hospitalizaciones", comentó Albert Bourla, el director ejecutivo de Pfizer.

Estudios que realizó Pfizer en personas

Según datos que dio la firma medicinal, sus profesionales se encuentran realizando un estudio de etapa intermedia a tardía a 1.219 adultos con al menos una afección médica subyacente y una infección confirmada por un período de cinco días. Los mismos también fueron suministrados con una dosis bajas de ritonavir. 
 
Como resultado, el laboratorio Pfizer detalló que, de 607 postulantes en el ensayo para probar la píldora contra el Covid-19, sólo se registraron seis internaciones y cero muertes a los cinco días posteriores del inicio de los síntomas. Por otro lado, de las 612 personas que recibieron un placebo, el número ascendió a  41 hospitalizaciones y 10 muertes.