Según trascendió, investigadores de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio ( NASA) informaron sobre la existencia de partículas que pertenecerían a un universo paralelo tras realizar un experimento de detección de rayos cósmicos. Sin embargo, hasta el momento no se oficializó dicha información, pero tampoco se descartó.

En el artículo publicado por New Scientist, describe que Cíentíficos de la NASA realizaron el hallazgo cuando buscaban desechos congelados en la Antártida, para detectar el orgien de las ráfagas rápidas de radio (FRB). Las FRB emiten una energía un millón de veces más poderosa que cualquier cosa que conozcamos en nuestro planeta.

El estudio se habría realizado en la Antártida debido a las condiciones climáticas de la zona, las cuales presentan un aire frió y seco, evita las distorsiones de ruido o de radio. El tiempo de captación se reduce a 0.15 milisegundos, por lo que se necesita un ambiente despejado para poder determinar todos sus componentes.

El autor de la noticia que revolucionó a la audiencia el pasado martes 19 de mayo, fue el profesor de física de la Universidad de Hawaii, Peter Gorham. El científico es parte del proyecto llamado la Antenta Antártica de Impulso Transitivo (Anita), lo que lo llevó a pensar su hipótesis que sorprendió al mundo entero.

ANITA fue clave en el descubrimiento

Esta partícula en especial fue la que llamó la atención de los expertos. Se cree la "neutrino tau", que acompaña las FRB, está viajando a través del tiempo. Pese a lo llamativo de este fenómeno, es habitual recibir partículas de alta energía provenientes del espacio exterior, puesto que algunas de estas son un millón de veces más intensa que cualquiera de nuestro universo.

Todo surgió cuando, a partir de un experimento, el equipo de Anita detectó neutrinos que no provenían del cielo sino del suelo terrestre. Esto era totalmente imposible. Entre las explicaciones que buscaron para argumentar lo ocurrido, se planteó que las partículas subatómicas hayan viajado de un universo paralelo.

¿Hay un universo paralelo?

Gorham describió a los extraños fenómenos que registraron como “eventos imposibles”, inclusive para los propios investigadores. “No todos estuvieron cómodos con esta hipótesis”, explicó a la revista New Scientist.

Para el científico, la explicación más simple del fenómeno es que en el momento del Big Bang, hace 13.800 millones de años, se formaron dos universos, el nuestro y otro que funciona a la inversa y donde el tiempo retrocede. “Ahora nos queda analizar las más emocionantes o aburridas posibilidades”, detalló Ibrahim Safa, quien también trabajó en el experimento.

Este descubrimiento sigue a debate dentro de la comunidad científica y ya ha generado diversas opiniones. Una de las posibilidades a las que apunta la NASA es que con el Big Bang se crearon dos universos paralelos que funcionan de forma inversa