El Gobierno nacional repartió un manual de estilo a sus candidatos ante las elecciones legislativas. El objetivo del documento es unificar el mensaje de campaña de cara a las elecciones primarias de septiembre y generales de noviembre.

Bajo el lema "La vida que queremos", el instructivo define los ejes discursivos del Frente de Todos y expone los objetivos que tiene el Poder Ejecutivo en cuanto a performance electoral.

El documento, que tiene una extensión de 35 páginas, revela que "superar el 40% a nivel nacional, alcanzar el 42% en la provincia de Buenos Aires y repetir el resultado de las elecciones al Senado".

Estos números representan para el Frente de Todos la posibilidad de lograr mayoría propia en la Cámara de Diputados y dependerá de sí misma para aprobar proyectos controvertidos que quedaron pendientes como la reforma del Ministerio Público Fiscal y otras reformas judiciales que el Poder Ejecutivo tiene en carpeta. 

"Más que de un plebiscito de la gestión, esta elección se trata de una oportunidad para renovar el compromiso electoral de 2019. El mensaje negativo no alcanza. Se necesita transmitir confianza para desalentar la fuga hacia terceros", define el escrito.

Agrega que para recomponer el "optimismo" en el electorado se debe "reconstruir un mensaje positivo, optimista y a la vez realista, que reafirme que ya estamos recorriendo el camino hacia la vida que queremos".

Los detalles

El escrito detalla que entre los "distritos prioritarios" en materia electoral identifica a Santa Fe, Córdoba, Tucumán, Corrientes y Chubut, en ese orden, al margen de la provincia de Buenos Aires donde se librará la "madre de todas las batallas".

Pese a hacer hincapié en el optimismo, los armadores de la estrategia comunicacional reconocen en el documento que la "intención de voto en provincia de Buenos Aires es de entre 10 y 15 puntos menor a la de 2019".

A pesar de esto, el texto destaca que en las últimas semanas se está viendo una "leve mejora” de la imagen del Gobierno nacional.

Sobre la oposición, detallan que hay "varios dirigentes" que están entre los mejor ponderados del país, pero resaltan que "la figura de (Mauricio) Macri es la de mayor debilidad" en Juntos por el Cambio.

El mismo diagnóstico incluye el reconocimiento del nítido sentido "antipolítica" en buena parte del electorado.

Por otra parte, asegura que "la mayoría de las gestiones provinciales y locales tienen mejor imagen que la nacional y, a la vez, el FDT tiene mejor imagen que sus candidatos".

Además, se plantea que "el desafío de esta etapa es persuadir a aquellos que a pesar de estar dispuestos a votarnos todavía no están decididos".

 Y a la vez, se blanquea que "es necesario activar la desconfianza entre quienes podrían votar a Juntos por el Cambio pero a la vez rechazan la gestión de Macri".

Datos y mediciones 

En un fragmento del manual, se hace una detallada descripción del perfil del votante propio del Frente de Todos: "Conurbano, Primera sección electoral. Más mujeres que varones, nivel socioeconómico bajo y medio bajo, Jóvenes de entre 16-29 años y adultos entre 30 y 50".

Seguidamente, determinan que al votante oficialista le interesa la economía, valora positivamente la campaña de vacunación y "no rechaza" la gestión de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad.

"En estas elecciones decidimos cómo queremos salir de la pandemia. Si con trabajo y reactivación o volviendo al pasado", es uno de los ejes discursivos propuestos a los candidatos del Frente de Todos.

También se propone "retomar la idea de futuro", "no ser agresivos y que de eso se ocupen canales paralelos" , refiriéndose a la relación con las redes sociales.

"La vacuna es el punto de partida hacia la vida que queremos" es una de las frases recomendadas, y se sugiere decir que el 2022 "va a ser un gran año para la Argentina", ya que "están todas las condiciones dadas".