Más seguro y confiado que nunca desde que se estrenó el documental Nisman, el fiscal, la Presidenta y el espía, el técnico informático Diego Lagomarsino, procesado como partícipe necesario de la muerte de fiscal federal que investigaba el atentado en la AMIA y con tobillera electrónica con GPS, negó tener relación con unas supuestas llamadas de un espía cerca de su casa el día de la muerte del fiscal y afirmó que en esta causa "lo que no existe se inventa".

Tras el estreno de la película en Netflix y a poco de cumplirse este sábado el quinto aniversario de la muerte de Nisman, Lagomarsino salió afirmar que será absuelto en caso de ir a juicio oral por la muerte de Alberto Nisman, e insiste en que se revise la pericia de Gendarmería que dijo que el fiscal fue asesinado, pero también sale a desmentir notas periodísticas. 

Luego de que fuera publicada una nota sobre 27 llamados que habría hecho un supuesto espía cerca de la casa de Lagomarsino horas antes de la muerte de Nisman, el ex colaborador del fiscal señaló: "No hay nada de lo que dice la nota de Clarín en el expediente. En el Juzgado me dijeron que no hay nada de eso". Y agregó: "No sé de dónde lo sacaron. Hay que ver a qué distancia estaba la antena y llamar al titular de la línea para que declare", expresó.

En declaraciones a radio El Destape, volvió a negar ser parte de los servicios de inteligencia. "Yo no soy de los servicios. Pero en esta causa parece que lo que no es, se inventa", expresó Lagomarsino.

En ese sentido, continuó: "Lo comprobé con un montón de cosas, con lo que dijo Gendarmería encontrando golpes que no encontraron ni los peritos de la Corte ni el perito (Osvaldo) Raffo -quien dejó una nota cuando se suicidó en marzo pasado-. Es bochornoso el peritaje de Gendarmería".

En tanto, tras la publicación en los medios de pericias telefónicas que supuestamente detectaron a un espía cerca de la casa de Lagomarsino, el técnico informático también amplió sus dichos en radio Con Vos y expresó: "Que una persona se acerque a una celda (de telefonía) no hace que esté al lado de otra, ¿no?".

"Lo importante es que si identificaron al teléfono pueden identificar a la persona y si identifican con quién habló pueden llamarlos a declarar para preguntarles de qué hablaron", planteó Lagomarsino.

"Entonces, esa persona pudo haber estado al lado de la celda o a un kilómetro y pico. No tiene por qué haber estado al lado mío. Además, (la pista) como si todos los agentes de la SIDE estuvieran trabajando atrás de Nisman. Creo que la SIDE también se dedica a otros temas...", agregó.

Además, en una entrevista con la agencia Télam, reiteró que no formó parte de un plan para matar al fiscal y reclamó, una vez más, que la causa en la que se lo investiga pase a juicio oral en el que pueda verse que es inocente porque, dijo, "se puede juzgar lo que hay, no lo que no hay". "No puedo ser parte de un plan con el que no tuve contacto, ni una llamada telefónica, nada", sostuvo.

La confianza de Lagomarsino

Aún imputado y con tobillera electrónica, Lagomarsino parece más confiado que nunca en su destino: "Si voy a juicio, estoy seguro de que salgo absuelto", resaltó.

En declaraciones al canal TN la semana pasada, cuando el debate era sobre la polémica pericia de Gendarmería Nacional que concluyó que se trató de un posible asesinato, en contradicción con los peritos de la Corte Suprema de Justicia, con más experiencia, el técnico informático afirmó: "Si no se sabe qué pasó, ¿por qué no los juntamos a todos y que ellos decidan? ¿Por qué hay tanto miedo de que a la junta de Gendarmería la verifiquen? De 28 peritos había sólo dos médicos, y una estaba con licencia. Mientras tanto, el informe de Policía es un manual de manchas de sangre".

Pero el informático que colaboraba con el fiscal no sólo desafía los peritajes y a la justicia. Apenas estrenado el documental en Netflix afirmó que la familia de Nisman "le tiene un cagazo tremendo a la verdad".

En diálogo con Radio 10, celebró la decisión del ministerio de Seguridad de revisar el peritaje que realizó la Gendarmería y celebró que "finalmente se está haciendo lo que pedimos hace casi 3 años. Sin la pericia de la Gendarmería, esta causa estaría terminada hace 3 años como suicidio", expresó.

Con todo, Lagomarsino ya manifestó sus ganas de que la investigación en torno a la muerte de Nisman finalice pronto. Y describió: "Espero que esto termine ya, es una tortura para mí y para mi familia. Hace 5 años que me levanto y me duermo pensando en Nisman", aseguró.

En tal sentido, Lagomarsino agregó que "hay gente a la que no le interesa la verdad" y dijo que "por eso se oponen a que se haga esta revisión y denuncian a un Presidente".