La fase total del eclipse de sol comenzó a verse pasadas las 17.40 en una franja que recorre, de oeste a este, el centro de la provincia de San Juan, parte de La Rioja, San Luis, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.

El fenómeno, seguido por miles de personas, comenzó a visualizarse a las 16.26 en forma parcial y la fase total se extendió entre 40 segundos y cuatro minutos, según el lugar de observación.

Según detalló el Conicet, se extendió el tiempo de contemplación de manera parcial hasta las 18.46. La fase total fue observada por miles de personas en sectores de seis provincias situadas en la franja central del país, mientras que en el resto pudo apreciarse en forma parcial.

Así se vio el eclipse solar en Santa Rosa, La Pampa (Télam)

El entusiasmo de turistas provenientes de todo el mundo por el fenómeno disparó las reservas de hotel para esta fecha. Diez días antes, San Juan tenía reservada el 98% de sus plazas y en Buenos Aires había hoteles de cinco estrellas que esperaban grupos enteros de extranjeros.

 

El eclipse desde Viedma, Río Negro (Télam)
La noche en el día. El eclipse desde Córdoba capital (Télam)

Desde el cielo

El vuelo AR 1436 de Aerolíneas Argentinas partió a las 16.30 con 112 pasajeros a bordo. Muchos de ellos habían adquirido ese boleto especialmente para la ocasión. A los 15 minutos de vuelo, el cielo comenzó a oscurecerse y a las 17.41, la oscuridad a su alrededor fue total. 

Los pasajeros vivieron una experiencia única preparada para la ocasión: el vuelo se reprogramó para que el fenómeno astrológico los envolviera. Nicolás Fronzo, un aficionado a la fotografía y la astronomía, advirtió la posibilidad de que, modificando el horario del vuelo, se pudiese observar el eclipse desde el aire.

Fronzo explicó a Télam que le propuso "el tema a la empresa" y empezó "a trabajar con los distintos sectores que tienen que ver con el vuelo, para poder concretar la modificación necesaria". "No fue fácil, ya que tuvimos que salir dos horas antes del horario establecido para este servicio, pero finalmente pudimos coordinar todo y concretarlo", contó.

A su vez el comandante del vuelo, Peter Ott, detalló que estuvieron "condicionados por una serie de variables que podrían haber complicado todo", pero finalmente pudieron "lograr el objetivo". "Tomamos el punto máximo del eclipsejusto unos 20 minutos antes de iniciar el descenso a San Juan y todo se pudo cumplir con normalidad. Es la primera vez que se realiza este tipo de vuelo en Sudamérica", señaló.

El eclipse desde el vuelo especialmente programado para el avistaje (Télam)

Leandro, un joven de 27 años que viaja a Mendoza a ver a su familia, comentó: "Me enteré del vuelo y decidí sacar el pasaje y desde San Juan ir por tierra a Mendoza, para tener la oportunidad de ver el eclipse desde el avión. Es una experiencia única y no sé si alguna vez podré repetirla" 

Patricia y Miguel se enteraron después de haber sacado los pasajes. "Vamos a San Juan a festejar mi cumpleaños -dijo Patricia- y sacamos en este vuelo porque no había en el siguiente y nos encontramos con esto. La casualidad no existe, estamos muy contentos".

El eclipse inició su fase primaria cuando habían transcurrido 15 minutos de vuelo y a medida que avanzaba hacia la región cuyana, la luna iba cubriendo más y más al sol, hasta que a las 17.41 el horizonte se oscureció totalmente y 11 mil metros más abajo se hizo totalmente de noche.

"Lamentablemente lo único que pudimos hacer es realizar una trayectoria que ubique uno de los laterales de manera perpendicular, para que al menos se vea completo de un lado, porque el eclipse dura dos minutos y el radio de giro del avión, para ubicarnos desde el otro lateral, demora más de ese tiempo", explicó el comandante Ott.

 

El eclipse desde La Rioja (Télam)