Como en Entre Ríos y otros puntos del país que se encuentran sumidos en graves incendios forestales, la situación en Córdoba es dramática. El fuego ya destruyó más de 15 mil hectáreas y en la provincia esperan que llueva para poder controlar los focos, en los que desde hace días cientos de bomberos trabajan sin mucho éxito. Por el contrario, las llamas avanzan y arrasan con todo a su paso.

La magnitud de los incendios es tal que se ve claramente desde el centro de la ciudad de Córdoba: como si fuera una aurora austral de color rojo, el fuego recorta el horizonte de las sierras, con un denso humo negro que asciende.

Algunos habitantes de la ciudad capital lograron capturar en impactantes imágenes el paisaje más allá de los edificios y luces de la calle, y lo compartieron a través de las redes sociales.

Para intentar controlar esta crisis ambiental, cinco aviones hidrantes y dos helicópteros trabajaban ayer en el lugar, mientras que varias viviendas fueron consumidas por las llamas y 200 personas tuvieron que ser evacuadas.

La esperanza está puesta en la lluvia. "No habrá final a menos que llueva y mucho. Ni siquiera la nieve del otro día en Altas Cumbres pudo apagar todos los fuegos. Necesitamos más humedad”, alertó el brigadista y director de Defensa Civil cordobés, Diego Concha.

El fuego avanza por la zona norte del Valle de Punilla de Córdoba, y en este momento siguen activos dos focos,  entre Capilla del Monte y Cruz del Eje. El principal foco se inició en Ischilín, donde se vio un frente de fuego de 12 kilómetros en el Pan de Azúcar.

En Los Terrones, se quemaron tres viviendas por completo, con otras afectadas de forma parcial, mientras que en Capilla del Monte, en tanto, el fuego afectó a otras siete viviendas.

Ayer por la tarde el fuego cruzó en una parte de la Ruta Provincial 17 hacia el sector del Cerro Uritorco y de Tramontana, y obligó a que las autoridades realizaran algunas evacuaciones, indicaron voceros del Gobierno provincial en el informe emitido a las 18.

Entre la zona de Capilla del Monte y Charbonier el incendio es combatido por 140 bomberos, con la asistencia desde el aire de aviones hidrantes de la Provincia y la Nación, que operan desde la pista de la ciudad de la Cumbre.

Además, en el área del cerro Pan de Azúcar hay 98 bomberos trabajando en los focos que avanzan hacia Bialet Massé y Santa María de Punilla, y en otro que se dirige en dirección a La Calera, sector de Casa Bamba, en donde hubo 13 evacuados por el humo.

Asimismo, voceros gubernamentales indicaron que pasado el mediodía infantes de cinco cuarteles de la jurisdicción de bomberos de Mina Clavero y dos aviones hidrantes lograron controlar un incendio que amenazó con extenderse en la localidad de Ambul.

El director de Defensa Civil de la provincia calificó a los incendios forestales como "los más grandes e intensos de los últimos años", además por los daños ambientales que generan al bosque nativo, y advirtió que Córdoba se encuentra en "alerta máxima por el alto riesgo de incendios", al tiempo que "el combate es muy complejo por las condiciones climáticas", debido a los fuertes vientos y falta de lluvias.