Durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio la cantidad de horas que comparte padres, hijos, hermanos y parejas se incrementan, junto con las posibilidades de tener roces y desencuentros que se generan por el mismo desgaste de la convivencia.

Con motivo del  con motivo del Día Mundial de la Familia, que se celebra este 15 de mayo, desde Colegium, plataforma especializada en Educación, brindaron una serie de consejos para lograr armonia y cuidar estos vínculos.  "En muchos casos, esta dinámica puede generar desunión, dificultades afectivas y hasta separaciones, pero, en otros, también puede ser una buena oportunidad para que la familia se una, comparta y trabaje ciertas cuestiones que antes estaban opacadas por la rutina", dice Juan Pablo Díaz, Psicólogo encargado de Formación y Desarrollo Organizacional de la empresa

Recomienda algunos tips para poner en práctica y fortalecer la convivencia:

  •  Crear espacios de conversación e instancias para compartir, además de las tareas obligatorias, como el trabajo y las actividades escolares.
  •  Buscar la forma de comer juntos al menos una vez al día: en circunstancias normales, es muy difícil coincidir en el desayuno o el almuerzo, sin embargo, esta nueva realidad trae consigo la posibilidad de compartir alguno de estos momentos. Muchas veces será necesario cambiar los propios hábitos para acomodarse a los demás, sin embargo, es un esfuerzo que vale la pena hacer.
  • Organizarse como familia para desenvolverse en este nuevo contexto; distribuir las funciones, proveerse de espacios, establecer acuerdos, entre otras cosas. Esto es importante ya que hoy el hogar adoptó un carácter polifuncional, que hace mucho más compleja la convivencia y el uso del espacio.
  • Encontrar un pasatiempo que puedan compartir todos y utilizarlo para divertirse juntos al menos una vez a la semana. Un juego de mesa, una película, una lectura interesante, son solo algunas de las alternativas que pueden servir para descontracturar la rutina.
  • Es importante mantener un equilibrio entre la rutina y el cumplimiento de las responsabilidades, aún en el contexto actual de cuarentena y encierro, al mismo tiempo que tener espacios de esparcimiento, desarrollo personal y convivencia. Esto nos desafía a encontrar nuevas formas de ocupar el tiempo y la energía. El hecho de estar más tiempo en casa, no significa que haya que trabajar o estudiar más, también puede ser aprovechado para desarrollar aspectos personales y/o familiares que antes no tenían lugar.
  •  Es normal estar con un ánimo más irritado, ya que se han visto coartados muchos espacios de la vida y, en muchos casos, esta situación no se ha presentado libre de complicaciones. Es fundamentar que como grupo familiar se ayude a manejar los afectos, tolerando y conversando sobre los distintos sentimientos que se presentan, para canalizarlos mejor, evitando la sobrereacción y los conflictos.

Más notas de

Paula Boente

Vacaciones sobre ruedas: cambiar de paisaje

Vacaciones sobre ruedas: cambiar de paisaje

Bauleras inteligentes: espacio a medida para tiempos de home office

Bauleras inteligentes en tiempos de home office

Helados: un amor de verano que trasciende estaciones

Helados: un amor de verano que trasciende estaciones

The Crown: Thatcher y Lady Di, figuras de la temporada

The Crown: Thatcher y Lady Di, figuras de la temporada

Ajedrez: la avanzada de las mujeres

Ajedrez: la avanzada de las mujeres

Gambito de dama: título desabrido para una historia entrañable de ajedrez

Gambito de dama: título desabrido para una historia entrañable de ajedrez

The Undoing: el derrumbe de una vida perfecta

The Undoing: el derrumbe de una vida perfecta

Noche de brujas en versión virtual

Noche de brujas en versión virtual

La ola coreana: furor de multitudes

La ola coreana: furor de multitudes

Skaters: un boom sobre ruedas que sale a ganar las calles en pandemia

Skaters: boom sobre ruedas que sale a ganar las calles