Se presignan, lloran, le dejan banderitas, gritan "te amo Diego" y retumba un eco doloroso en el Salón de los Patriotas. Luego, un paso rápido que las normas de seguridad sanitaria obligan. El velorio de Diego Maradona, quien falleció ayer a los 60 años, comenzó hoy a las 6 en  Casa Rosada, donde una multitud le da el último adiós. 

El cortejo fúnebre transitará por la avenida 9 de julio hasta la subida de la autopista 25 de mayo Acceso Oeste para las personas que vinieron a despedirse del ídolo argentino y no pudieron acceder a la capilla ardiente le de la despedida.

Poco después del inicio se produjeron disturbios y corridas llegando a la puerta de Balcarce 50 pero con el correr de los minutos se lograron tranquilizar los ánimos.

Muchas personas se congregaron en el obelisco, la cancha de Boca Juniors, la de Argentinos Juniors y la propia Rosada, se dirigieron a Plaza de Mayo y participaron de una vigilia en homenaje al ídolo mundial.

Con el correr del tiempo, se multiplicaron las canciones, los gritos, los aplausos y los homenajes. Después del mediodía, la fila para ingresar a la Rosada llegaba hasta Plaza Constitución, a 5 kilómetros de Plaza de Mayo y si bien quedaban unas horas, la hilera se cerró en 9 de Julio y Avenida de Mayo.

Pasadas las 14 se registraron incidentes en la intersección de la Avenida de Mayo y Bernardo de Irigoyen y la Policía de la Ciudad reprimió a los presentes con balas de goma y gases lacrimógenos. Luego de varios minutos de tensión en el cordón que había armado la policía sobre el ancho de la Avenida de Mayo se registraron los primeros disturbios de la jornada del velatorio del astro futbolístico.

Para dispersar a la gente que insistía para ingresar al perímetro de la Plaza de Mayo para despedir al ídolo, la policía respondió con balas de goma y gases lacrimógenos. Varias unidades policiales en motos y camiones hidrantes se sumaron para dispersar a la gente que se había juntado en esa intersección para ingresar a la fila con destino a la Casa Rosada.

Ante el accionar policial, hubo corridas para el sur de la ciudad, para el norte y también hacia el Congreso de la Nación. Luego de varios minutos de tensión, la policía volvió a formar el cordón para impedir el ingreso del público al velatorio de Maradona.

Por decisión de la familia el velorio se desarrolla a cajón cerrado y durará hasta las 16.30. El ingreso se está desarrollando por Avenida de Mayo y 9 de Julio, entrando a la Casa Rosada por Balcarce 50 hasta el Salón de los Patriotas, donde hace 10 años velaron a Néstor Kirchner y donde también se despidió al automovilista Juan Manuel Fangio y otros ex mandatarios.

Los familiares e invitados de la familia Maradona pueden hacer su ingreso por la entrada de explanada de avenida Alem, esquina Rivadavia, donde pasaron muy temprano la familia, sus compañeros de la Selección Argentina y Guillermo Coppola, entre otros.

Avenida de Mayo

 

Alberto Fernández y Cristina Kirchner despidieron a Diego Maradona en Casa Rosada 

El Presidente de la Nación, Alberto Fernández, llegó en helicóptero juntos a la primera dama, Fabiola Yañez minutos antes de las 11 de la mañana a la Casa Rosada.  Se acercó entre lágrimas al féretro donde descansan los restos del "Diez", colocó una camiseta de Argentinos Juniors y pañuelo de las Madres de Plaza de Mayo en homenaje al ídolo mundial.

Media hora pasadas las 14 ingresó la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner al Salón de los Patriotas. Apenas entró, abrazó a Claudia Villafañe y luego colocó un rosario sobre el féretro.

Ayer, el jefe de Estado decretó tres días de duelo nacional a partir de este miércoles por la muerte del ídolo y en el texto oficial se celebra que Maradona "llevó al deporte a su máxima expresión, representando a cualquier argentino o argentina en el mundo, de manera tal que decir 'ARGENTINA', inmediatamente traía como respuesta 'MARADONA'".

Una multitud realizó una vigilia desde la madrugada para poder dar el último adiós a Maradona en Casa Rosada

Apenas se conoció la noticia, comenzaron las movilizaciones espontáneas en todo el país. Armaron altares, cantaron sus canciones, lloraron, hinchas de equipos rivales se abrazaron. Numerosos argentinos aplaudieron desde los balcones y los monumentos de la ciudad se iluminaron de celeste a la 10 de la noche en homenaje a Maradona, quien utilizaba ese número de camiseta cuando jugaba. En tanto, estadios de fútbol de toda Argentina encendieron sus luces a la misma hora.

En homenaje al ex capitán del seleccionado albiceleste, la liga argentina cambia el nombre del torneo Copa Liga Profesional por Copa Diego Armando Maradona

Hinchas de equipos rivales abrazándose afuera de la Casa Rosada, donde velan los restos de El Diez