El clima está poniendo a prueba a los sistemas de asistencia en medio de la pandemia de coronavirus a causa de nevadas inusualmente fuertes en zonas de la Patagonia y la región cuyana, con temporales de viento y fuertes heladas, que mantenían ayer aisladas distintas localidades y parajes del sur del país.

En Mendoza, si bien hubo grandes nevadas en la zona cordillerana, el túnel internacional Cristo Redentor se mantuvo cerrado durante el domingo y lunes, y ya fue rehabilitado para el tránsito de camiones de carga, con temperaturas de -8°, de acuerdo a lo que informaron a Télam, voceros de Gendarmería Nacional. 

Distinta es la situación en Neuquén, donde el temporal de nieve y lluvias registrado la semana pasada produjo el corte de rutas, anegamientos y problemas en poblaciones vulnerables que debieron ser asistidas, aunque no hubo evacuados, según informaron las autoridades.El paso internacional Pino Hachado está cerrado desde hace tres días por la acumulación de nieve y hielo sobre la calzada, y por el viento blanco que ha impedido a los equipos viales trabajar en el lugar.

En Río Negro, la situación también es difícil, por lo que la gobernadora Arabela Carreras confirmó que en la zona andina y en la región Sur, las intensas precipitaciones hicieron que se acumulara gran cantidad de nieve en los caminos. "Fue declarada la emergencia agropecuaria en toda la zona porque los animales se están muriendo y los productores están muy preocupados", agregó la gobernadora y recordó que el gobierno provincial cuenta con un Fondo de Forraje, que se está distribuyendo entre los pequeños productores, pero se retrasó por el estado de las rutas.

El municipio de Bariloche registró despistes, cortes de luz, complicaciones en el tránsito, además de la muerte de una persona a causa de una avalancha en el Cerro Catedral. La Secretaria de Energía de Río Negro junto a Defensa Civil y Vialidad Nacional esperan cumplir con la entrega de garrafas del Plan Calor Hogares y la recargas de gas a los pobladores de la región sur, a partir de la apertura de los caminos que se encontraban intransitables.

Más al sur, la cordillera, precordillera y parte de la meseta central de Chubut también están afectadas por el temporal de nieve, viento y fuertes heladas que obligó a constituir una base de operaciones en la zona de Cushamen, sobre el noroeste provincial, para asistir a los pobladores aislados. El gobernador, Mariano Arcioni, sobrevoló en un helicóptero la zona donde se encuentran los 17 parajes más afectados por la nieve acumulada.

Además, el temporal de nieve, acompañado por fuertes vientos, derrumbó 55 torres de alta tensión que llevan energía desde la represa Futaleufú (cerca de Trevelin) hasta Puerto Madryn atravesando 500 kilómetros en medio de la meseta del norte chubutense.

En Santa Cruz, la tormenta ya presentó problemas a comienzo del mes de junio. "Si bien los pobladores rurales están acostumbrados y preparados para estas contingencias, hace rato que no nevaba así y llega un momento en que quedan aislados", dijo a Télam Diego Farías, coordinador provincial de Protección Civil.