Los animales domésticos reducen el deterioro cognitivo en los ancianos y colaboran con la disminución de "la presión sanguínea y el estrés", según los resultados preliminares de un estudio que será presentado en el 74° Congreso de la Academia Americana de Neurología.

La investigación, prevista para ser presentada durante abril en Seattle (Estados Unidos), analizó las capacidades cognitivas de 1.369 ancianos, según informó la agencia ANSA.

A través de un test de evaluación, los especialistas observaron que, en un lapso de seis años, las capacidades cognitivas disminuyeron a un ritmo más lento entre los propietarios de animales domésticos.

Además, quienes mostraron las mayores ventajas fueron los ancianos que vivían con mascotas desde hacía más de cinco años.

"Estudios previos sugirieron que el vínculo entre humanos y animales puede ser beneficioso para la salud, como por ejemplo disminuyendo la presión sanguínea y el estrés", indicó Tiffany Braley, miembro del Centro Médico de la Universidad de Michigan.

Debido a que el estrés puede influir negativamente en la función cognitiva, Braley señaló que "es posible que la razón de los resultados sea justamente el efecto de absorber el estrés que tienen quienes están cerca de un animal doméstico". A su vez, la especialista afirmó que "un animal de compañía puede aumentar la actividad física, lo que puede beneficiar la salud cognitiva".

Los especialistas aseguraron que los dueños de mascotas cuentan con más probabilidades de tener una mayor autoestima, además de reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, alivian la soledad, fomentan el ejercicio y mejoran la salud en general.

También se demostró que jugar con una mascota aumenta los niveles de las sustancias químicas cerebrales que producen bienestar, como la oxitocina y la dopamina. Estas hormonas generan sentimientos positivos y de unión, tanto para la persona como para su mascota. Finalmente, está documentado que la relación de los humanos con perros y gatos data desde hace más de 20.000 años.

Mascotas en los geriátricos

Una conclusión similar había sido planteada por el Sindicato de Trabajadores Caninos, que presentó el año pasado en la Legislatura porteña un proyecto para permitir el ingreso y la permanencia de perros y gatos en los geriátricos para que convivan con los adultos mayores y que las mascotas puedan colaborar en las terapias asistida.

Matías Tomsich, secretario general del sindicato, contó que la propuesta "surgió hace un año y medio cuando, junto a un grupo de compañeros, veíamos la problemática del encierro y de la falta de socialización de los adultos mayores que están en los geriátricos cuando la familia no los visita, lo que se potenció con la pandemia, ya que no podían recibir a sus familiares".

"Las mascotas son animales de compañía que alivian esa sensación de soledad y aumentan el bienestar de las personas" .