Los desastres naturales ocurridos en los últimos 50 años relacionados con el agua fueron los que produjeron más mortalidad y mayores pérdidas económicas, según un informe preliminar realizado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y difundido por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Según un extracto del Atlas de la OMM sobre mortalidad y pérdidas económicas relacionadas a fenómenos meteorológicos, climáticos e hidrológicos extremos (1970-2019), que se publicará en septiembre, las sequías, tormentas, inundaciones y temperaturas extremas fueron los desastres naturales que causaron más muertes.

"De los diez peores desastres, aquellos que han supuesto las más grandes pérdidas humanas durante ese período, han sido las sequías (650.000 muertos), las tormentas (577.232 muertos), las inundaciones (58.700 muertos) y las temperaturas extremas (55.736 muertos)", precisó el SMN en su informe especial.

En tanto, los desastres que más pérdidas económicas trajeron fueron las tormentas (521.000 millones de dólares) y las inundaciones (115.000 millones de dólares) y en este sentido, el informe remarcó además que ambos fenómenos "infligieron las mayores pérdidas económicas que se registraron en Europa durante los últimos 50 años, cifradas en 377.500 millones de dólares".

En 2002, las inundaciones ocasionaron en Alemania pérdidas por 16.480 millones de dólares, ubicándose como el fenómeno más costoso en materia económica en Europa entre 1970 y 2019, período en el cual fueron las olas de calor las que se cobraron el mayor número de vidas humanas.

Durante el período estudiado, los fenómenos meteorológicos, climáticos e hidrológicos, representaron el 50 por ciento de todos los desastres ocurridos (teniendo también en cuenta las amenazas tecnológicas) y provocaron el 45 por ciento de todas las muertes notificadas y el 74 de todas las pérdidas económicas registradas a nivel mundial.

"Los peligros relacionados con el tiempo, el clima y el agua son cada vez más frecuentes e intensos como consecuencia del cambio climático. Las pérdidas humanas y económicas provocadas por las lluvias torrenciales y las devastadoras inundaciones de la semana pasada en Europa central y China se saldaron con trágicas consecuencias", dijo el secretario general de la OMM, Petteri Taalas. "Las olas de calor sin precedentes que azotaron hace poco América del Norte están claramente relacionadas con el calentamiento global", apuntó el especialista. Asimismo, remarcó que "ningún país" es "inmune" a este fenómeno.