La franja de jóvenes que va de los 31 a los 35 años de edad prefiere vivir en casas, en tanto que los más chicos optan por los departamentos, según una encuesta privada.

El sitio Mercado Libre Inmuebles hizo una encuesta entre millennials, jóvenes entre 18 y 35 años, y estableció que a medida que aumenta la edad la opción por las casas es mayor. Sin embargo, los jóvenes entre 18 y 24 años prefieren en un 60% los departamentos y en un 40% las casas, dato que es totalmente inverso entre las personas de 31 a 35 años, que en un 61% buscan casas y en un 39% departamentos. Entre los 25 y los 30 años hay un 50% de interés para ambos tipo de propiedad.

Entre las 12.400 personas encuestadas, la principal razón que dieron los que prefieren una casa, es que cuenta con un jardín propio (68%), seguido porque tiene más privacidad (62%) y más amplitud de espacio (57%). También se incluye que es mejor para una familia numerosa (36%) y que evita problemas con los vecinos (34%).

En cambio, los que tienen como preferencia vivir en un departamento afirman que lo eligen porque tiene mayor seguridad (62%), es más económico (61%) y porque están más cerca de calles o avenidas donde hay transporte público (54%), además de fácil mantenimiento (47%) y ubicación en mejores zonas (43%).

La elección sobre si la vivienda que buscan para vivir es nueva o fue previamente usada también varía según las edades: al 71% de los jóvenes entre los 18 y los 24 años les es indiferente si el inmueble es nuevo o no, un 17% busca propiedades nuevas y el 12% restante opta por viviendas de segunda mano.

Por su parte, el 67% de las personas entre los 25 y los 30 de edad demostró indiferencia respecto a si es a estrenar o no, mientras que un 18% busca obras nuevas y un 15% prefiere las viviendas usadas. 

Los que buscan viviendas nuevas, a estrenar, lo hacen principalmente porque no necesitan hacer reformas (66%), porque consideran que tienen mejor calidad (64%) y porque prefieren utilizar su inmueble solo ellos (47%). 

Por otro lado, aquellos que buscan propiedades usadas lo hacen, como principal razón, porque su situación económica les impide adquirir una a estrenar (78%), tienen más opciones de encontrar una ubicación mejor (68%) y porque dan más libertad y flexibilidad a la hora de querer remodelar (54%).

Los motivos más utilizados por aquellos que tienen indiferencia entre elegir una vivienda nueva o una usada fueron el estado de la propiedad, ya que consideran que lo importa es que el inmueble esté en buen estado, el precio y que cumpla con las necesidades particulares del que está buscando. 

La ubicación, el sueño de ser propietario y la posibilidad de remodelar son las otras tres razones más elegidas, indica el informe.