La crónica de los residuos porteños se inicia entre las 19 y 21 horas cuando los vecinos los sacan y los colocan en los contenedores, negros/grises para la basura y verde para los reciclables. Los más de 28 mil contenedores negros son recolectados por 1.100 camiones todos los días entre las 21 y las 6.

El circuito continúa, los camiones llevan los residuos a 3 plantas de transferencia donde se compactan y en otros vehículos de mayor tamaño se transportan a CEAMSE donde pasan por la planta de Tratamiento Mecánico Biológico (MBT) que recupera parte de los materiales y el resto se destina a relleno sanitario.

Para este servicio de recolección la Ciudad se divide en 7 zonas, que gestionan 6 empresas y un Ente del estado porteño, donde trabajan 5.500 operadores en las diferentes tareas de limpieza.

Dentro de las 8.000 toneladas diarias que se gestionan en la Ciudad también están los residuos reciclables, como plástico, papel y cartón, vidrio, envases de tetrabrik y metal que pueden ser utilizados como insumos para nuevos procesos productivos en tanto se encuentren vacíos, limpios y secos.

En la Ciudad existen tres tipos de mecanismos de captación de reciclables: los contenedores verdes, los Recuperadores Urbanos y los Puntos Verdes. Por la separación y posterior reciclado se logró reducir más del 50 por ciento lo destinado al relleno sanitario.

Actualmente todos los vecinos y vecinas cuentan con un contenedor verde a menos de 150 metros de su casa, donde pueden depositar estos materiales. También, pueden acercar los reciclables, siempre limpios y secos, a los 300 Puntos Verdes distribuidos en todas las comunas de la Ciudad.

En tanto, el trabajo con los recuperadores se concentra en 12 cooperativas, donde más de 5.000 personas prestan el servicio, siendo una parte esencial de la gestión de los residuos.

Todos estos materiales de las 3 fuentes de captación son transportados a los 16 Centros Verdes y al Centro de Reciclaje de la Ciudad donde con diferentes tecnologías se procesan y se venden en el mercado.

Asimismo, existen residuos con tratamiento diferenciado como los restos de material de construcción, y los restos de poda y mantenimiento de los espacios verdes. Estos son derivados al Centro de Reciclaje que cuenta con plantas de procesamiento específicas. En el caso de las ramas y material leñoso, se lo tritura y chipea, y en 3 grandes parques porteños se realiza el proceso de compostaje. Estos materiales regresan a los jardines, canteros y huertas como abono muy valioso para nuestros suelos.