En Hauptbahnhof, la estación central de Berlín, un turista se acerca a consultar por el horario del siguiente tren a Zurich. Para su sorpresa, no debe hacer colas en el puesto de información; para su sorpresa, no es una persona quien responde sus preguntas. Un robot sonríe amablemente, lo escucha con atención y le habla en español. Le indica la frecuencia del servicio y hasta le recomienda dónde comer pizza.

Aunque parece una escena de ciencia ficción, este robot que funciona sobre un totem y tiene rasgos y gesticulaciones humanas, está funcionando ya desde septiembre en ese centro neurálgico de transporte y en el aeropuerto de Frankfurt. Pronto se implementará en otras estaciones de ese país y del exterior, por ejemplo en Japón. Su nombre es Semmi y su sistema de inteligencia artificial fue desarrollado por Deutsche Bahn (DB), la empresa de Trenes Alemanes que es socia de Metrovías en la Licitación del Subte. Uno de los ejemplos concretos sobre la forma en que esta tecnología está ganando terreno en el ámbito del Transporte, con iniciativas en todo el mundo.

"Nació porque teníamos una demanda muy intensa y precisa de los colaboradores que atienden al turista. En lugares de tráfico intenso se generan colas de 15 y hasta media hora de espera para las consultas. Buscamos descongestionar y mejorar la calidad de vida de los trabajadores, y evitar que el viajero tenga que esperar. Le permite al personal concentrarse en consultas más complejas", explicó el argentino Carlos Forlenza, quien se desempeña en la empresa alemana como Director en Digitalización, y estuvo en el país para brindar asistencia técnica a Metrovías.

Aprende por las noches

Según comenta el especialista, desde el principio el objetivo fue que se pareciera lo más posible al ser humano. Se tuvieron en cuenta algunas características para que a los pasajeros les generara confianza y credibilidad la información que brinda. En ese sentido, aunque se puede programar con el rosto azul para que parezca androide, el tono piel funcionó mejor y también tuvo un poco más aceptación la configuración con voz femenina que la masculina.

Acerca de la posibilidad de incorporarlos a nivel local, Forlenza indicó: "Hay que ver el costo beneficio de la inversión, el contexto socioeconómico en el cual se va a implementar. Por eso estamos también trabajando en alternativas más económicas pero con la misma inteligencia artificial y capacidad de respuesta. Por ejemplo avatares, un totem pero con pantalla, en vez de cabeza tridimensional sería bidimensional".

Otra de las funciones valiosas es recavar datos: detrás de esa cabeza hay plataformas de Big Data que incorporan información. Esa información es importante para su entrenamiento nocturno. "No sólo es para mejorar la rapidez y la precisión de respuestas, sino también para hacer un análisis predictivo y mejorar la calidad del servicio", agregó .

Más notas de

Paula Boente

Homeland cierra el círculo en su última temporada

Homeland cierra el círculo en su última temporada

La guerra fría: cómo acordar la temperatura del aire

La guerra fría: cómo acordar la temperatura del aire

Recuerdos de viajes

Recuerdos de viajes

Castle Rock: vuelve la serie inspirada en el universo de Stephen King

Robbins ya interpretó otro personaje de King en Sueños de libertad

Mcmillions: la historia del fraude a un concurso de la cadena de hamburguesas

Mcmillions: la historia del fraude a un concurso de la cadena de hamburguesas

Piscinas porteñas: chapuzón de verano

Cómo pasar el verano en busca de un chapuzón

Avenue 5: odisea alocada de turismo espacial

Hugh Laurie, de Dr. House a capitán de un crucero espacial de lujo en Avenue 5.

Piedra libre: rincones de Argentina para descubrir

Cono de Arita, en la provincia de Salta

Más cerca del cielo: bares de altura

Más cerca del cielo: bares de altura

Drácula: el enigma del príncipe de las tinieblas

Drácula, terror gótico en clave policial

noticias relacionadas