Los alumnos del nivel secundario de la Ciudad de Buenos Aires dejan el sistema bimodal desde este lunes y vuelven a tener clases presenciales todos los días, de la misma forma que ya sucede con los chicos de primaria e inicial en el distrito.

Hasta ahora, los estudiantes de secundaria asistían a clases presenciales de forma alternada con la virtualidad, en "burbujas": una semana sí, otra no. Esto se hacía para garantizar las medidas de distancia social de un metro y medio entre cada asiento y ventilación constante, y que así no se junten todos los alumnos en un mismo salón.

Desde hoy, los chicos de primer a quinto año (o sexto, en el caso de las escuelas técnicas) deberán ir a las aulas a diario. Será al menos hasta las vacaciones de invierno, que empiezan en dos semanas, el próximo 19 de julio.

Este domingo el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, confirmó que a partir de este lunes 5 de julio "vuelven las clases presenciales todos los días en las escuelas secundarias de la Ciudad", lo cual ya había adelantado la semana pasada.

El gobierno porteño justificó la medida en base a una caída en los contagios, que pasó de un promedio de 2.700 diarios a 1.200 en el último mes, mientras que la ocupación de las camas de terapia intensiva pasó de 81 a 58,9% en el sistema de salud público de la Ciudad.

Por su parte, las escuelas para adultos, los terciarios y los institutos de formación profesional seguirán con clases virtuales, y sólo se permite asistir a los establecimientos para hacer prácticas que requieran presencialidad.

A pesar de que en un primer momento el ministro de Educación, Nicolás Trotta, afirmó que "no se puede tener un regreso total" a las aulas por los protocolos, el viernes pasado sostuvo que la Ciudad de Buenos Aires está en condiciones tanto "en términos sanitarios como epidemiológicos" de volver a la presencialidad en las escuelas, pero advirtió que se deben "garantizar las condiciones mínimas" para el momento de "excepcionalidad" que implica la pandemia.

En declaraciones a Radio 10, el funcionario reafirmó la importancia de la ventilación cruzada en las aulas, que requiere “una apertura de 5 o 7 centímetros”, y también de la presencialidad, ya que "los contenidos aprendidos no se mantienen de la misma manera con una alternancia de presencialidad y de educación online".

El día anterior había lanzado una advertencia contra el gobierno porteño: “La Ciudad tiene que garantizar la calefacción y si no, tiene que suspender las clases. Transitar estas temperaturas bajas es un desafío con la ventilación cruzada dentro del aula. La Ciudad de Buenos Aires es la más rica de Argentina entonces es su responsabilidad”, afirmó el jueves a FM La Patriada. "Tiene que ser un regreso con protocolos, ninguna jurisdicción tiene un regreso total y absoluto", agregó.