La muestra “Miró: la experiencia de mirar”, que se centra en el trabajo del artista catalán Joan Miró (1893- 1983) durante las dos últimas dé- cadas de su vida y que reúne 50 obras pertenecientes a la colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de España, se inaugura hoy a las 18 en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA).

El Pabellón de Exposiciones temporarias del museo se despliega al espectador como un recorrido onírico y sugestivo alrededor de la obra de este artista, 18 pinturas, algunas de grandes formatos, que remiten a sus icó- nicas imágenes de colores nítidos y morfologías particulares, seis dibujos, y unas 26 esculturas que constituyen “la parte menos conocida de su trabajo”, en palabras de Carmen Fernández Aparicio, curadora del Reina Sofía, durante una recorrida realizada para la prensa.

Se trata de un conjunto pictórico realizado por el artista catalán entre 1963 y 1981, “las obras con las que Miró vivió en su taller-vivienda hasta los últimos momentos de su vida, ya que falleció en 1983. Él siempre decía que quería que sus obras impacten por su belleza”, señaló la curadora española junto al director ejecutivo del museo, Andrés Duprat, la directora artística, Mariana Marchesi y el presidente de la Asociación Amigos, Julio Crivelli.

El itinerario comienza así con lo que constituye tal vez una de de las imágenes más emblemá- ticas de la etapa madura de este creador, el inmenso óleo “Mujer, pájaro, estrella (Homenaje a Pablo Picasso)”, de casi dos metros y medio de alto, donde Miró reúne algunas de las formas más emblemáticas que eligió para representar al mundo, “las tres fi guras esenciales de la simbología mironiana”, una obra que le demandó casi siete años de producción y que finalizó el día de la muerte de su gran amigo Pablo Picasso.

Miró nació en Barcelona en 1893 y en 1920 viajó a París donde conoció a Picasso y entró en contacto con las vanguardias artísticas de la época. En la capital francesa se vinculó con Antonin Artaud y otros poetas.

Por su estética ligada al surrealismo, el poeta y escritor francés André Breton dijo alguna vez que a Miró “el surrealismo le debe la más bella pluma de su sombrero”.

La muestra se podrá visitar hasta el 25 de febrero de 2018, de martes a viernes de 11 a 20, y sábados y domingos de 10 a 20, con entrada libre y gratuita.