En estos cinco años, se conformaron en Argentina redes de científicas que hoy están en agenda pública por la pandemia por coronavirus, que llevaron sus reclamos de igualdad y no violencia a sus ámbitos laborales.

La pionera fue la Red Argentina de Género, Ciencia y Tecnología (Ragcyt), fundada en los 90 por las investigadoras Diana Maffía, Silvia Kochen y Ana Franchi, ahora presidenta del Conicet.

"Por primera vez tenemos en el Conicet una presidenta feminista conduciendo la institución", dijo a Télam Soledad Leonardi, bióloga y especialista en parasitología. Trabaja en el Centro Nacional Patagónico (Cenpat) del Conicet, donde en 2018 surgió la colectiva Ciencia sin Machismo. Allí realizaron una encuesta que reveló que al menos el 53% de las trabajadoras habían experimentado situaciones violentas en su ámbito laboral.

En la Universidad Nacional de Quilmes se organizaron en la colectiva Mujeres en CyT. Otras experiencia son Chicas en Tecnología, Las de Sistemas, Women in Engineering Argentina, Las Curie y Amautas Huarmis.