Un informe concluyó que las madres vacunadas con Pfizer contra el coronavirus (Covid-19) transmiten a través de la leche materna anticuerpos específicos a sus hijos contra el SARS-CoV-2.

Quienes participaron del estudio so mujeres profesionales sanitarias del hospital Sant Joan de Déu de la ciudad de Barcelona que trabajan dentro de la clínica y que estaban preocupadas por la posibilidad de contagiarse y transmitir el coronavirus a sus hijos durante la lactancia, como así también por los posibles efectos nocivos de la vacunación, según informó la agencia de noticias EFE.

Estudio LacCOVID

Las profesionales de salud de hospital querían vacunarse sin abandonar la lactancia, por lo que el Parque Sanitario Sant Joan de Déu impulsó el estudio LacCOVID que fue publicado en medRixv.

Erika Esteve y Vicens Díaz de Brito, médica adjunta y jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital indicaron que "los resultados alientan a todas las mujeres lactantes que estén dando el pecho a vacunarse con las vacunas basadas en ARNm sin interrumpir el amamantamiento".

Resultados de estudio

Los análisis registrados demuestran la existencia de anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2 (IgG) en leche y en sangre de mujeres lactantes que fueron vacunadas con Pfizer-BioNTech.

El estudio comenzó a realizarse en febrero con Erika Esteve, médica y madre lactante de un bebé nacido en 2020, que quería vacunarse y no encontraba información sobre la vacunación en madres que daban el pecho, lo que le llevó a emprender dicha investigación.

De las 32 profesionales del centro que participan en el estudio ya fueron publicados los resultados de las primeras 18 mujeres que finalizaron el seguimiento.

Se extrajo 52 muestras de leche materna y de sangre, que fueron analizados en tres momentos diferentes: después de la primera dosis de la vacuna, dos semanas después y cuatro semanas después de la segunda dosis.

Lograron descubrir que los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 se incrementan notablemente después de la segunda dosis y que los niveles de anticuerpos en sangre están correlacionados con los niveles en leche materna.