La titular de Aysa, Malena Galmarini, señaló que la situación de pandemia y cuarentena expuso dos problemáticas centrales de género vinculados con la violencia y la sobrecarga en la tarea de cuidado de personas y del hogar y convocó a trabajar por la igualdad.

En el marco de una charla virtuales del Foro Económico de la Mujer en Argentina (WEF Argentina) moderado por la directora general Lina Anllo y la directora ejecutiva, Gisel Salinas, se analizó el trabajo con perspectiva de género, la lucha por la paridad, la legalización del aborto y los desafíos del liderazgo femenino.

Galmarini planteó los desafíos y las responsabilidades que le representa ser la primera presidenta de AySA. Expuso la desigualdad en términos numéricos que se vive en la empresa (sólo el 23% de los empleados son mujeres) y contó sobre algunas políticas con perspectiva de género que se han tomado desde la empresa para paliar la situación crítica en torno al impacto de la pandemia.

Una de esas medidas es la política de licencias de cuidado paritarias para empleados. Destacó que “se necesitan políticas fuertes en torno a los cuidados para que las mujeres puedan acceder al mercado laboral en igualdad porque hemos aprendido que, si las mujeres paran, se para el mundo”.

También se refirió a la situación actual y el impacto diferenciado en las poblaciones vulneradas como las mujeres. En ese sentido, Galmarini observó que “la forma más aberrante de la desigualdad es la violencia, y la primera cuestión que la pandemia nos puso en evidencia fue el crecimiento de la violencia de género. La segunda cuestión fue que se evidenció que la carga de tareas cuidado reside mayoritariamente sobre las mujeres” y, acotó:

“Trabajemos fuera o dentro de casa, es trabajo igual. Hay que empezar a evidenciar esa realidad”. Galmarini integra junto a otras 233, el grupo Mujeres Gobernando, espacio de encuentro creado hace unos meses para quienes ocupan cargos en la gestión pública.

En la charla también se habló del reciente aniversario de la jornada de vigilia del 13 de junio de 2018 en torno a la lucha por la legalización del aborto. Galmarini contó sobre su participación adentro del recinto, asegurando los votos de muchos diputados, y también de la emoción vivida afuera, acompañada por su madre y su hija.

A este respecto y reflexionando sobre esas jornadas vividas y el ingreso de muchas jóvenes a la arena política, lo que muchos ya nombran como “la revolución de las nietas” expresó: “Durante la lucha por la legalización del aborto aprendimos mucho, las jóvenes ya sienten conquistado ese derecho y solo quieren que el Estado se los reconozca”.

Y sobre su gestión en AySa planteó que el objetivo es convertirla en "una empresa cercana, que ninguna mujer o niño tenga ya que acarrear agua, que se respete el derecho humano al agua potable”.