Dos nuevos casos de intimidación y discriminación hacia médicos y trabajadores de la salud por parte de vecinos se registraron en el barrio porteño de Colegiales y tanto la Defensoría del Pueblo como la Asociación de Médicos Municipales (AMM) presentaron las denuncias ante la justicia.

Jorge Gilardi, presidente de la AMM, comentó a Télam que se trata de “dos colegas que recibieron actos discriminatorios e incluso intimidatorios, por parte de los vecinos de un edificio de la avenida Forest 1464, quienes pusieron carteles con la leyenda: ‘Si sos médico no uses los ascensores’, e incluso los encararon para que ‘tomen conciencia que hay adultos mayores en el edificio’".

"¡Cómo si nosotros justamente nosotros, los médicos, no tuviéramos conciencia ni responsabilidad de la situación!”, exclamó Gilardi con pesar. “Es muy doloroso, causa estupor y duelen hondo estos casos, justamente en momentos en que los médicos necesitamos tener la moral muy alta y el apoyo de la ciudadanía”, agregó.

El presidente la AMM precisó que se está invitando a todos los profesionales de la salud que hayan sido objeto de actos discriminatorios a que hagan las denuncias pertinentes a la Asociación, para que de ese modo puedan darle curso tanto en la justicia como ante el Inadi ante los casos de maltrato.

“Sabemos que este no es el sentir de la inmensa mayoría de la ciudadanía que a diario nos manifiestan su apoyo, ya sea con los aplausos o con otras manifestaciones de solidaridad, pero estos casos, aunque minoritarios, duelen igual”, aseguró Gilardi.

El abogado Vadim Mischanchuk -el mismo que hizo la denuncia contra los vecinos del edificio del barrio de Belgrano hace unas semanas atrás- está representando a estas últimas denuncias.

La causa -que recayó en la fiscalía porteña Penal 8 de CABA, a cargo de Maximiliano Vence- es para que se investigue la comisión de actos discriminatorios contra los médicos que viven el edificio de la calle Forest.

Ahora, sin embargo, y tras conocerse la denuncia, otro vecino pegó otro cartel en el ascensor del edificio en el que agradece la tarea de todos los médicos, firmando como "todos los vecinos".

De cualquier forma, el fiscal sigue adelante con la investigación y pidió las imágenes de las cámaras del edificio para ver quién pegó los carteles intimidatorios.

La Asociación de Médicos Municipales recibió el apoyo del defensor del Pueblo porteño, Alejandro Amor, quien envió una notificación al Registro Público de Administradores de Consorcio con el objeto de monitorear el respeto de los derechos humanos en el contexto actual de cumplimiento de la medida de “aislamiento social, preventivo y obligatorio” .

Según señaló el defensor porteño en un comunicado emitido este miércoles, las situaciones ocurridas “generan una profunda preocupación a este órgano constitucional toda vez que médicos, enfermeros, técnicos, administrativos, personal de limpieza, de mantenimiento y tantos más, en este momento inédito de lucha mundial contra el virus Covid-19, son quienes sostienen el sistema de salud y la primera línea de batalla contra el virus".

"Todos ellos, agrega el texto, arriesgan su vida para salvar la de todos nosotros, incluidos aquellos -paradójicamente- que hoy los discriminan, los insultan, amenazan y hostigan, justamente por pertenecer a esa línea de batalla”.

Por ello, Amor le solicitó al titular del Registro que se instruya a todas las administraciones de consorcios registradas y que en caso de detectar agresiones, las ponga en conocimiento de la Defensoría del Pueblo a los fines de iniciar las denuncias respectivas.

En tanto desde el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) se sigue “con preocupación la creciente cantidad de prácticas sociales discriminatorias surgidas a partir de la pandemia que vive el mundo y, particularmente desde la aplicación del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio implementado en nuestro país”, indicaron desde un comunicado.

El Inadi elaboró un informe realizado conjuntamente por las áreas de Investigaciones y Salud sin Discriminación del organismo, que busca abordar el fenómeno de la discriminación por motivos de salud que emergió en el contexto de la pandemia del coronavirus.

En el Informe, el organismo da una serie de recomendaciones para intervenir desde las Buenas Prácticas con foco en los medios de comunicación pero que extienden a todos los ciudadanos para “actuar con responsabilidad y sensibilidad social, ya que -concluye el Inadi- el virus no discrimina: no discriminemos nosotros y que la solidaridad sea la respuesta como sociedad”.

En paralelo, la titular del Inadi, Victoria Donda, repudió los actos de discriminación al personal de la salud mediante una columna de opinión: "Así como nos llegaron denuncias de un consorcio de vecinos que estigmatizan a un paciente, vemos en la sociedad emotivos actos de solidaridad y empatía con el personal médico y otros/as trabajadores/as que hacen posible que la vida siga en medio del aislamiento. Por fin ese trabajo es puesto en valor tal cual se merece. Pero no podemos aplaudir a las 9 de la noche y discriminar a las 9 de la mañana. Tenemos que informarnos bien para que las emociones que afloren no sean irracionales ante esta emergencia y no dejarnos llevar por el miedo", manifestó.

La contracara: los agradecimientos de los vecinos

Ante las discriminación y las agresiones sufridas por algunos médicos en todo el país, otros vecinos decidieron empezar a demostrar para con ellos su solidaridad y agradecimiento.

"En este edificio estamos orgullosos de tener como vecino a Ismael Salas, licenciado en enfermería del Hospital Zubizarreta ¡Gracias por velar por la salud de todos exponiendo la tuya! Gracias totales, tus vecinos", fue el cartel con el que se encontró el profesional de la salud en cuestión pegado en la fachada del inmueble, justo debajo de la numeración que lo identifica.

"Al llegar a mi edificio me encontré con un mensajito de mis vecinos, gracias", fue la frase que eligió para compartir en sus redes sociales una foto suya junto al cartel.

Jefe de la sección enfermería en el Hospital y especialista en control de infecciones, Salas utiliza sus redes también para concientizar sobre la prevención del coronavirus.

Una sorpresa similar se llevó el médico Patricio Acosta en el ascensor del edificio del barrio porteño de Recoleta donde vive.

"En este edificio estamos más que orgullosos de tener de vecino al doctor Patricio Acosta, especialista en virus respiratorios del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez ¡Gracias por cuidar de la salud de los más pequeños! Tus vecinos", dice el afiche.

El médico de 39 años e investigador del Conicet también usó su cuenta de Instagram para dar a conocer el gesto.

"¡Buenas, buenas! ¿Quien dijo que todo está perdido? ¡El lado B de los escraches! No todos los vecinos aplauden a las 21 hs e insultan a las 21:01! En este barco estamos todos, y juntos vamos a llegar a buen puerto. Apoyándonos los unos con los otros. Gracias", escribió.

Desde que comenzó el aislamiento social obligatorio, el pasado 21 de marzo, todos los días a las 21, los barrios de la ciudad de Buenos Aires y otras ciudades del país se inundan de aplausos de agradecimiento a los profesionales de la salud que cada día ponen el cuerpo para hacer frente a la pandemia.