El juez de Garantías Nro 2 de San Isidro, Orlando Díaz, resolvió este viernes otorgar la eximición de prisión en orden al delito de "homicidio culposo" al médico Leopoldo Luque, uno de los dos profesionales investigados como posibles responsables de la muerte de Diego Maradona.

Luque había sido imputado en el marco de la causa que se investiga las circunstancias en las que se dió el fallecimiento de "El Diez" en el country San Andrés de San Isidro, el 25 de noviembre. Con este fallo el médico permanecerá en libertad. 

En tanto, la Justicia allanó la casa del entonces sanitarista cabecera de Maradona junto con el consultorio porteño en busca de elementos de interés para avanzar con el expediente.

Luego de las pesquisas, Luque aseguró, que "no hubo un error médico de parte de nadie", que él no se reprocha "nada" y que "se hizo lo mejor que se pudo" para tratar al capitán de la Selección Argentina Campeón del Mundo en México 1986. "Es injusto todo pero no me reprocho nada", cuestionó.

Fuentes judiciales informaron a la agencia Télam que el operativo demandó el despliegue de 30 efectivos de la policía bonaerense, con uno de los fiscales de la causa a la cabeza, Patricio Ferrari, sin embargo aclararon que la notificación no implica un llamado a indagatoria ni una medida restrictiva de la libertad, sino que se le informa que está siendo objeto de una investigación por la posible comisión del delito.

Los procedimientos fueron solicitados por el equipo de investigadores encabezado por el fiscal general de San Isidro, John Broyad; e integrado por sus adjuntos Ferrari y Cosme Iribarren; y por la fiscal Capra.

Del operativo se secuestraron una carpeta con unas cien páginas en las que figuraban estudios clínicos, de laboratorio e informes sueltos de distintas especialidades sobre la salud de Maradona; además de los celulares de Luque y su mujer.

También se incautaron un IPhone, dos tablets y dos notebooks, al tiempo que en el consultorio se secuestró más documentación y una computadora.

En las últimas horas, la causa pasó de estar caratulada como "averiguación de causales de muerte" a "homicidio culposo", lo que implica que los fiscales a cargo del expediente investigan si hubo negligencia médica en las circunstancias que llevaron a la muerte de Maradona el miércoles pasado, en su casa del barrio San Andrés.


Muerte de Maradona: Las tres hipótesis

 

Hasta el momento, la investigación de los fiscales se centra en tres ejes principales: si hubo un "homicidio culposo", quién tuvo responsabilidades sobre ese posible delito y si se pudo haber evitado, indicaron los voceros judiciales.

En el expediente ya está incorporado el informe que la enfermera Dahiana Gisela Madrid reconoció haber confeccionado por imposición de sus superiores en la empresa "Medidom", la que aportaba el staff de cuidadores.

En ese reporte, Madrid reveló a los investigadores que asentó falsamente por indicación de sus jefes que a las 9.20 había ingresado a la habitación para hacer un control de signos vitales, y Maradona se negó.

De su declaración bajo juramente también se confirmó que en horas de la mañana del 25 de noviembre escuchó movimientos en la habitación, pero que lo dejó descansar y sólo ingresó al mediodía, cuando llegaron la psiquiatra Agustina Cosachov y el psicólogo Carlos Díaz.