En lo que va del año, 632 personas fallecidas se convirtieron en donantes reales de órganos en Argentina, lo que significa una marca histórica para el sistema de donación y transplante, informó ayer el Incucai, que consignó que el récord anterior había tenido lugar en 2012, con 630 donantes.

El organismo informó además que los 632 donantes fueron intervenidos en 225 establecimientos hospitalarios de las 24 jurisdicciones del país.

Adicionalmente "también se registró una marca histórica en el número de trasplantes, dado que se concretaron 1.499 con órganos provenientes de donante cadavérico", informó el Incucai en un comunicado.

Desde el organismo recordaron que desde hace tres meses rige la ley 27.447 o "Ley Justina" que "fortaleció el sistema de procuración y agilizó y simplificó los procesos de donación y trasplante de órganos y tejidos".

"Las cifras alcanzadas posicionan a la Argentina como país líder en la región y nos alientan a seguir trabajando para brindar respuestas a los miles de pacientes que esperan un trasplante de órganos y tejidos", concluyó el comunicado.

Según el Instituto, la sanción en agosto de la ley Justina (creada a partir del caso de una niña que estuvo cuatro meses esperando un trasplante que no llegó), cuya reglamentación está próxima a salir, impulsó un incremento del 59% en la donación de órganos. Al tiempo que la oposición a la donación cayó de un 42% a un 17 por ciento.