Este sábado 4 de septiembre, familiares de fallecidos covid decidieron realizar una segunda convocatoria en Plaza de Mayo para depositar rocas con los nombres de sus seres queridos y así poder despedirlos de forma simbólica, ya que por la aplicación de la cuarentena estricta no pudieron velarlos en su momento.

Marcha de las Piedras 

La Marcha de las piedras se da en homenaje a los más de 112.000 fallecidos por el coronavirus. En esta segunda marcha, los manifestantes pidieron que las rocas permanezcan en el lugar en el que fueron depositadas y que nos las retire el Gobierno y guarde en la Casa Rosada como sucedió el pasado 16 de agosto. 

En las redes sociales se viralizó el lema de esta nueva convocatoria: “Esta vez las piedras se quedan en la plaza”. De esa manera, los organizadores buscan advertir al Ejecutivo para que no remueva las rocas dejadas entre lágrimas y enojo por los participantes de la marcha.

La marcha tiene réplicas en las principales ciudades del país e incluso en ciudades en el exterior, a ocho días antes de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

Las personas que se acercaron al lugar explicaron que la utilización de las piedras está relacionada a la tradición judía, y es el símbolo de respeto hacia el difunto porque mentiene vivo el recuerdo de la persona y muestra que una tumba o un sitio ha sido visitado.  A diferencia de las flores, utilizadas generalmente en las prácticas cristianas, las piedras no se degradan.