La nave espacial Mars 2020 de la NASA, con el rover Perseverance y el helicóptero Ingenuity Mars dentro, se posó en marte a las 17.56 de Argentina y de inmediato emitió señales de que comenzó a funcionar en la superficie del planeta rojo.

"Estoy a salvo en Marte. La perseverancia te llevará a cualquier parte", tuiteó la NASA sobre la misión enviada para buscar rastros de vida.

 

Los vítores estallaron en el control de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por su sigla en inglés) de la NASA cuando los controladores confirmaron que el rover Perseverance, con el helicóptero Ingenuity Mars unido a él, aterrizó de manera segura en Marte.

"Aterrizaje confirmado. La cuenta regresiva para Marte está completa, pero la misión recién empieza", tuiteó la NASA al compartir el momento.

 

Inmediatamente tras aterrizar, Perseverance envió su primera imagen desde el cráter Jezero.

La agencia espacial estadounidense informó en su página web que los ingenieros están analizando los datos que fluyen desde la nave espacial.

Cómo fue el aterrizaje

La secuencia de Entrada, Descenso y Aterrizaje se lo conoce como los "siete minutos del terrror" en la NASA ya que se trata de momentos clave en los que se busca desacelerar a la nave espacial que lleva al robot explorador a 19.500 kilómetros hasta los casi 20 kilómetros por hora en la parte superior de la atmósfera marciana a casi 3 kilómetros por hora en el momento del aterrizaje.

La nave comenzó el descenso de la cápsula que lleva al Perseverance y con su escudo térmico deberá resistir el calor producido por la fricción de la atmósfera, y alcanzó una temperatura de 2400 grados centígrados.

Tres minutos más tarde, un paracaídas frenó a la cápsula. La velocidad se redujo a 1512 kilómetros por hora.

Luego, el escudo se desprendió. El Perseverance cayó plegado junto con una estructura con motores que conduce al vehículo a su destino.

La misión de la sonda Perseverance

Lanzado el 30 de julio de 2020, el rover Perseverance buscará señales de vida microbiana pasada, recolectará muestras selectas de rocas y sedimentos para su envío futuro a la Tierra, caracterizará la geología y el clima de Marte y allanará el camino para la futura exploración humana más allá de la Luna.

Este es el quinto rover de la NASA en Marte y el noveno aterrizaje en el planeta rojo.

Perseverance también transporta un experimento tecnológico, el helicóptero Ingenuity Mars, que intentará llevar a cabo el primer vuelo controlado y con motor en otro planeta.

¿Vida en Marte?

Los investigadores creen que hace más de 3.500 millones de años el cráter de Jezero, donde aterrizó el rover, albergaba un profundo lago de unos 50 kilómetros de ancho.

En ese momento, " Marte era muy similar a la Tierra en muchos aspectos. Tenía una atmósfera importante, lagos y ríos, (...) lugares donde los organismos que conocemos podrían haber prosperado", explica Ken Farley, uno de los científicos que participa del proyecto.

"Estos son los únicos ambientes habitables que conocemos más allá de la Tierra", agregó.

"No debemos esperar un diente fósil, un hueso o una hoja", advirtió el científico, sino más bien rastros de vida microbiana, lo que sería "fabuloso".

El recorrido que hará Perseverance

El Perseverance, que se desplaza tres veces más rápido que los anteriores rovers, tendrá que recorrer, durante varios años, más de veinte kilómetros a través de diferentes entornos.

Primero, el delta formado por un río que desembocó en su momento en el lago; luego lo que podría ser su orilla y finalmente, tendrá que escalar el borde del cráter.

En cada lugar se tomarán muestras, hasta un total de 30, que serán analizadas en busca de posibles rastros microscópicos de organismos antiguos.

Los tubos que contienen las muestras se conservarán hasta que una misión pueda ir por ellas, en la década de 2030.

"Los científicos que estudiarán estas muestras están todavía en la escuela, puede que ni siquiera hayan nacido todavía", dijo Farley.

Qué hará el helicóptero Ingenuity

La NASA quiere hacer volar por primera vez una nave motorizada en otro planeta, un pequeño helicóptero llamado Ingenuity que tendrá que ser capaz de elevarse en un aire con una densidad equivalente al 1% de la densidad de la atmósfera terrestre.

De 1,8 kilogramo, ese dispositivo está compuesto por cuatro pies, un cuerpo y dos hélices superpuestas y mide 1,2 metros de un extremo a otro de una hélice.

Este experimento se propone demostrar que es posible volar en Marte y recopilar datos sobre el comportamiento de una nave en otro planeta.

En el futuro, tales aparatos podrían "marcar el comienzo de una era completamente nueva de exploración de Marte", dice con entusiasmo Bob Balaram, ingeniero jefe del proyecto, dando la posibilidad de llegar adonde los rovers no pueden ir, por ejemplo, por encima de los cañones.

La producción de oxígeno en Marte

Otro objetivo de la misión Marte 2020 es experimentar con la producción de oxígeno en ese planeta.

Un instrumento llamado MOXIE, del tamaño de una batería de auto, debería ser capaz de producir hasta 10g de oxígeno en una hora, succionando el dióxido de carbono de la atmósfera marciana, de forma similar a una planta.

Este oxígeno podría ser utilizado por los futuros colonos humanos para respirar, pero también como combustible.