Durante la pandemia por coronavirus (Covid-19), la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación recibió 10.919 denuncias en sus oficinas, que permanecieron abiertas las 24 horas, los 365 días del año.

La mayoría de las víctimas fueron mujeres, en un 58%, pero también niñas, niños y adolescentes (un 29%) y en menor medida varones adultos (7%) y adultos mayores (6%).

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, la OVD difundió un informe de gestión en el que destacó que las personas que realizan denuncias por violencia de género reciben una medida de protección en un plazo menor a 24 horas.

Una vez ingresadas las denuncias y realizado el informe de riesgo, la OVD deriva los casos a la justicia penal o civil, según corresponda, o a otros organismos que dependen de los poderes ejecutivos nacional y local.

En el 78% de los casos en los que intervino la Justicia Civil, se dictaron prohibiciones de acercamiento de los agresores. En el 68% se prohibió el contacto telefónico o por vías digitales, y en el 27% se suministró un botón antipánico a las personas afectadas, entre otras medidas de protección que pueden combinarse. 

A 13 años de su creación, la OVD lleva atendidos un total de 124.930 casos, con un proceso en el que intervienen profesionales de distintas disciplinas y que demanda cerca de 2 horas de entrevistas con cada persona afectada. Se trata, entonces, de un acumulado de 250.000 horas de entrevistas, equivalente a 28,5 años.

La violencia psicológica se dio en prácticamente todos esos casos (96%), mientras que la violencia física representó el 61% y la violencia simbólica el 47%.

Violencia contra las mujeres

En cuanto al tiempo de maltrato que sufrieron las mujeres que denunciaron a sus parejas o exparejas por primera vez, las estadísticas de la OVD hablan de una media de entre 5 y 6 años. El 45%, sin embargo, lo hizo antes de los dos años de iniciado el vínculo.