Más de diez argentinos mueren por semana por melanoma, el tipo de cáncer de piel más agresivo y de peor pronóstico, según la últimas cifras del Ministerio de Salud, que estimó que 550 personas fallecen al año por esa enfermedad.

Se trata de una patología que si bien suele presentarse con la edad, se desencadena, entre otros factores, en función del grado de exposición a los rayos solares que la persona tuvo durante su vida, fundamentalmente durante la infancia y adolescencia.

“Entre los principales factores de riesgo para desarrollar melanoma está la historia de exposición a rayos UV (ultravioletas, naturales o artifi ciales) en forma crónica, acumulativa o exposiciones intermitentes extremas que produjeron quemaduras de sol, así como tener ojos o cabello claro o pelirrojo, muchos lunares y antecedentes familiares”, explicaron.

Por ello, los especialistas recomiendan el diagnóstico temprano, para lo que se debe prestar atención a cambios en los lunares sobre la base del “ABCDE del melanoma” (Asimetría, Bordes, Color, Diámetro y Evolución) y visita periódica al dermatólogo.