La Cámara Civil de La Plata ordenó a la provincia de Buenos Aires indemnizar con más de seis millones de pesos en total, más intereses, a la familia de Norberto Corbo, un remisero que fue acribillado por la policía Bonaerense en lo que se conoció como la "Masacre de Wilde", ocurrida el 10 de enero de 1994.

Por el hecho fueron asesinadas cuatro personas y quedaron bajo la lupa 11 policías de la ex brigada de investigaciones de Lanús, cuya responsabilidad no está resuelta aún en la investigación judicial.

Corbo era un remisero de Santos Lugares que ese día trasladaba a los pasajeros Gustavo Mendoza y Héctor Bielsa en un Peugeot 505. Cuando el vehículo estacionó junto a otro en la avenida Mitre, a la altura Parque Avellaneda, un grupo de policías que se desplazaba en distintos vehículos abrió fuego y el auto recibió 64 disparos.

Además de Corbo, Mendoza y Bielsa, murió también en la balacera Edgardo Cicutín, quien viajaba en un Dodge 1500. 

La versión policial fue que hubo una confusión debido a que buscaban delincuentes que se trasladaban en un auto similar, aunque también quisieron instalar que desde el vehículo partieron disparos hacia ellos y que hubo un enfrentamiento armado.

La demanda por la muerte del chofer Corbo fue presentada por la viuda, Patricia Liliana de Angelis, y sus hijos Gastón y Rodrigo. La familia de la víctima echó por tierra la versión del tiroteo cruzado al demostrar que no hubo daños balísticos en los vehículos en los que se movilizaban los policías y que estos no presentaron lesiones.

"Los agentes del orden ha sido la causa exclusiva y excluyente de la muerte del Sr. Corbo, por lo que la demanda debe prosperar contra ellos, responsabilidad que se hace extensiva a su principal, esto es, el Fisco de la Provincia de Buenos Aires", sentenció la Sala III de la Cámara Civil, con la firma de los jueces Andrés Soto y Laura Larumbe.

"La parte actora solicita por separado el valor vida y la pérdida de chance y handicap, por la desaparición física del Sr. Corbo y la ayuda que el mismo representaba en su grupo familiar, rubros que conviene analizar de manera conjunta ya que lo que se resarce es el daño futuro cierto que corresponde a la esperanza con contenido económico que constituye para los actores", agregó el fallo judicial.

De esta forma, por daño moral y psicológico ordenaron indemnizar a la viuda de Corbo con 2.628.800 pesos así como con 2 millones de pesos a cada uno de los dos hijos del matrimonio.

Más allá de esta indemnización, los ocho policías de la Bonaerense acusados por el hecho fueron absueltos y aún el caso sigue impune.